16 de abril, san Benito José Labre, cordígero, III Orden

san benito jose labre 1.jpg

16 de abril
SAN BENITO JOSÉ LABRE,
CORDÍGERO, III ORDEN
Memoria libre para TOR y OFS

Nació en Améttes, Francia, en 1748. Quiso ser trapense y recorrió muchos monasterios sin conseguir su intento. Más tarde recibió el cordón franciscano como cordígero, viviendo bajo la guía de san Francisco en frecuentes ayunos y constante oración. El Señor lo llamaba a una soledad mayor aún que en los claustros: lo puso en los caminos, y en los caminos habría de permanecer llegando a ser «el vagabundo de Dios». Recorrió a pie, sin más equipaje que una alforja, los caminos de Italia, Francia, Alemania y España. Los últimos años de su vida los pasó en Roma. estableciendo su morada en las ruinas del Coliseo. Murió el año 1783 y fue canonizado por León XIII en 1881.
Del Común de santos varones: para los religiosos.
Himnos castellanos en el Apéndice I.

Oficio de lectura

SEGUNDA LECTURA
De las homilías de san Gregorio Magno, papa, sobre los evangelios
(Homilía 12 [32]: Obras de san Gregario Magno, BAC, Madrid 1958, pp. 697-698)

Como nuestro Señor y Redentor vino al mundo cual hombre nuevo, dio al mundo preceptos nuevos; pues a nuestra vida antigua, amamantada en los vicios, opuso su contrario y nuevo modo de vivir. Porque el hombre viejo y carnal, ¿qué es lo que había aprendido, sino a guardar para sí lo propio, arrebatar lo ajeno, si podía, y apetecerlo cuando no podía? Pero el médico celestial opuso remedios que salieran al paso de cada uno de los vicios; porque, así como en el arte de la medicina el calor se cura con el frío y el frío se cura con el calor, así nuestro Señor opuso a los pecados remedios contrarios, mandando a los lascivos continencia; a los duros de corazón, largueza; a los iracundos, mansedumbre; y a los soberbios, humildad.

En efecto, al proponer a los que le seguían nuevos preceptos, dijo: Todo aquel de entre vosotros, que no renuncia a todos sus bienes no puede ser discípulo mío. Como si claramente dijera: «Los que, según el antiguo modo de vivir, apetecéis lo ajeno, si queréis convertiros, dad generosamente de lo vuestro.»

Pero oigamos lo que dice en esta lección: Si alguno quiere seguirme, que se niegue a sí mismo. Allí se dice que renunciemos a lo nuestro; aquí se dice que renunciemos a nosotros mismos. Es verdad que en ocasiones puede no ser costoso para el hombre el renunciar lo que posee, pero sí que es muy costoso el renunciarse a sí mismo. En efecto, el renunciar a lo que se posee tiene menos importancia; la tiene mucho mayor el renunciar a lo que se es.

Pues bien, el Señor, a los que venimos a él, nos ha mandado que renunciemos a nuestras cosas, porque todos los que venimos a la palestra de la fe tomamos a nuestro cargo el luchar contra los espíritus malignos; ahora bien, los espíritus malignos nada poseen en este mundo; por consiguiente, con ellos, desnudos, debemos luchar nosotros desnudos; porque, si uno que está vestido lucha con quien está desnudo, pronto será echado a tierra, porque tiene por donde ser asido. ¿Y qué son todas las cosas terrenas sino algo a manera de vestidos? Luego quien corre a luchar contra el diablo debe despojarse de los vestidos para no sucumbir.

RESPONSORIO
Sal 39, 18

R. Yo soy pobre y desgraciado, * Pero el Señor se cuida de mí. (T.P. Aleluya.)
V. Tú eres mi auxilio y mi liberación. * Pero el Señor.

La oración como en Laudes.

Laudes

HIMNO

San Benito José Labre,
incansable peregrino,
dabas lo que recibías,
por Dios te hiciste mendigo.

En las manos, el rosario,
en el pecho el Crucifijo,
ciñendo el vestido pobre
y el cordón de san Francisco.

Desde Roma a Compostela,
siempre, siempre peregrino,
con la oración en los labios,
y el Evangelio, vivido.

San Benito José Labre,
loco, loco a lo divino:
contágianos tu locura
para ir contigo a Cristo.

Gloria al Padre, gloria al Hijo,
igual gloria al Santo Espíritu,
adoración y alabanza
por los siglos de los siglos. Amén

Benedictus. ant. Dichosos los que caminan por sendas de verdad y de justicia porque Dios será su luz. (T.P. Aleluya.)

Oración

Oh Dios, que concediste a san Benito José unirse a ti por el camino de la humildad y el amor a la pobreza, concédenos, por sus méritos, sabiduría para sopesar los bienes de la tierra amando intensamente los del cielo. Por nuestro Señor Jesucristo.

Vísperas

Magnificat. ant. Siervo bueno y fiel, entra en el gozo de tu Señor. (T.P. Aleluya.)

APÉNDICE I:
Himnos en castellano
OFICIO ORDINARIO

Laudes

Como se abrió la mañana
en esplendores del día,
hoy crece en mí la alegría
para alabar al Señor.

Loado, Señor, tú seas
por el sol y por la vida.
Loado, tú, sin medida;
es mi tributo de amor.

Loado, Señor, tú seas
en el agua y en las rosas,
¡Dios mío y todas mis cosas!
Loado siempre, Señor.

Y con Francisco te alabo
hoy con toda criatura.
Que todas de tu hermosura
son pregoneras y honor.

Al Dios que es Trino y es Uno
den alabanza infinita,
que en todo ser está escrita
la grandeza de su amor. Amén.

 

Vísperas

La perfecta alegría
sólo está en el amor,
en un amor capaz de dar la vida.

No la dan las riquezas,
si no es una, Señor:
la de tu amor como única moneda.

No la dan los placeres,
y sí la da el sabor
de recibir de ti mieles y hieles.

Ni la da, no, el orgullo,
sino el ser servidor
de todos y por ti, por darte gusto.

La da la paradoja
de abrazarse al dolor
como tú a tu cruz de sangre y mofa.

La perfecta alegría
se logra en el amor,
en ese amor capaz de dar la vida.

Perfecta como tú, genuina joya,
dánosla ya, Señor,
como una gracia que será tu gloria. Amén.

COMÚN DE SANTOS FRANCISCANOS

 

Laudes

Hermanos, venid gozosos
a celebrar la memoria
de quien hizo de su historia
un holocausto de amor.

Y del Seráfico Padre
siguió el ejemplo sincero
de consagrar por entero
su corazón al Señor.

Hoy celebramos su fiesta
sus hermanos, los menores;
y cantando sus loores
pedimos su intercesión.

Que Francisco nos enseña
la oración de la alabanza
al Señor, que es esperanza,
y en sus santos, protección.

Gloria a Dios que es Uno y Trino,
cantad su bondad constante,
que no cesa ni un instante
de ser nuestro bienhechor. Amén.

Vísperas

 

Cuando la tarde declina
hacia el ocaso que llega,
mi alma, Señor, te entrega
su tributo de oración.

Y al celebrar a los santos
que te ofrecieron su vida,
con ellos canta rendida
las finezas de tu amor.

Francisco quiso que fueran
sus hijos agradecidos,
y en alabarte reunidos
en un solo corazón.

Hoy la plegaria que entona
nuestro pecho jubiloso
es el tributo gozoso
de gratitud a tu amor.

Gloria los santos celebren
al Trino y Único Dios.
Gloria nosotros cantemos
uniendo a ellos la voz. Amén.

 

SANTOS VARONES FRANCISCANOS

«¡El Amor no es amado!»  (San Francisco)

Fuiste grito enamorado
de la inefable hermosura
de una increíble locura:
Dios en hombre anonadado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste del dolor flechado
al mirar la horrible muerte
y el cuerpo sangrado, inerte,
de tu Dios crucificado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste tú el anonadado
al alimentar tu vida
con el pan y la bebida
de Jesús sacramentado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste voz, ansia, cuidado
de hacer entender a todos
los hombres, de todos modos,
que sólo existe un pecado:
«¡Ay, que el Amor no es amado!»

Hoy, ya bienaventurado,
en la familia del cielo,
danos repetir tu anhelo
de ver a Dios siempre amado.
«¡Ah, que el Amor sea amado!» Amén.

SANTAS MUJERES FRANCISCANAS

Dichosa tú, que te llamas
hermana de Jesucristo,
y que nutres con su sangre
tu amor al Padre divino,
y amas con él como a hermanos
a todos los redimidos.

Dichosa tú, que te llamas
esposa de Jesucristo,
desposada por el Padre
en el amor del Espíritu,
que compartes sus afanes
y sus bienes infinitos.

Dichosa tú, que te llamas,
sí, madre de Jesucristo,
pues en la fe lo concibes
y lo das a luz en hijos
de tu amor a los demás
y tu amor contemplativo.

Dichosa hermana y esposa
y madre de Jesucristo,
pues te llamas lo que eres,
como él mismo lo ha dicho,
y con él reinas y gozas
por los siglos de los siglos. Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s