9 de mayo, santa Catalina de Bolonia, virgen, II Orden

santa catalina de bolonia osc
9 de mayo
SANTA CATALINA DE BOLONIA,
VIRGEN, II ORDEN

Memoria obligatoria para la II Orden

Nació en Bolonia el año 1413. Tras recibir una esmerada educación humanística, en 1431 ingresó en las clarisas de Ferrara. Fue una gran mística que pasó su vida en el anonimato, aceptando los trabajos más humildes del monasterio. Siempre se distinguió por la humildad y delicadeza para con las hermanas enfermas. Nombrada maestra de novicias, dio a las jóvenes una sólida formación. En 1456 fue requerida como abadesa del recién construido Monasterio del Corpus Domini de Bolonia. Las muchas tribulaciones y enfermedades que padeció no mermaron en nada su íntima unión con Dios. Murió en 1463. La canonizó Clemente XI en 1712.
Del Común de vírgenes.
Himnos latinos: ver apéndice al final de la entrada.

Invitatorio

Ant. Venid, adoremos al Cordero, al que acompañan las vírgenes. Aleluya.
El salmo invitatorio como en el Ordinario.

Oficio de lectura

SEGUNDA LECTURA
De los escritos espirituales de Santa Catalina de Bolonia, virgen
(Le sette armi spirituali, Modena 1973, pp. 6–7)

Revestíos la coraza de Dios

Quien sea de corazón tan grande y sensible como para abrazar voluntariamente la cruz de Jesucristo, nuestro Salvador, que murió en el combate por nuestra salvación, empiece por empuñar las armas necesarias para tal lucha, especialmente la diligencia, la propia desconfianza, la confianza en Dios, el recuerdo de la pasión, el pensamiento de la muerte, la memoria de la gloria divina, y, en séptimo y último lugar, la autoridad de la sagrada Escritura, a ejemplo de Cristo en el desierto.

El alma adornada con el anillo de la buena voluntad, es decir, con el amor de Dios, si desea servirle en espíritu y en verdad, corrija su conducta, haciendo, lo primero, una confesión limpia e íntegra de todos sus pecados, con el firme propósito de no ofender gravemente a Dios en el futuro, prefiriendo mil veces la muerte, si ello fuera posible. En efecto, quien se halla en pecado mortal deja de ser miembro de Cristo para serlo del diablo; queda privado del fruto de las buenas obras dela Madre Iglesia, y sus actos no son meritorios para la vida eterna.

Es necesario por eso para el fiel servicio de Dios, como decimos antes, permanecer firmes en el propósito de evitar todo pecado grave. Bien entendido, sin embargo, que, si recayeras en pecado mortal, nunca desesperes de la bondad misericordiosa de Dios, ejercitándote al mismo tiempo en buenas obras, sin desfallecer, para atraerte el perdón de tus faltas. Prosigue, pues, con plena confianza en el recto proceder, según tu condición y en todas las circunstancias de la vida.

El siervo fiel de Cristo debe, además, abrazar la cruz y caminar con ella; porque los servidores de Dios han de luchar contra sus enemigos y estar dispuestos a recibir de ellos muchos y rudos golpes. Hay, pues, que proveerse de las mejores armas, para triunfar de ellos.

RESPONSORIO
Cf. 2Cor 4, 8–10; Rom 8, 37
R. Nos aprietan por todos lados, pero no nos aplastan; estamos apurados, pero no desesperados; acosados, pero no abandonados; nos derriban, pero no nos rematan. Pero en todo esto vencemos de sobra gracias a aquel que nos ha amado. Aleluya.
V. Llevamos siempre y en todas partes en el cuerpo la muerte de Jesús. * Pero en todo esto.

La oración como en Laudes.

Laudes

Benedictus, ant. Ésta es la virgen prudente que, unida a Cristo, resplandece como el sol en el reino celestial. Aleluya.

Oración

Señor, Dios nuestro, que has colmado de gracias extraordinarias a tu virgen santa Catalina de Bolonia, concédenos imitar sus virtudes para merecer con ella el gozo de tu reino. Por nuestro Señor Jesucristo.

Vísperas

Magníficat, ant. Al llegar el Esposo, la virgen prudente entró con la lámpara encendida al banquete de bodas de su Señor. Aleluya.

Apéndice: himnos latinos 

Oficio de lectura

Quae pura scandis aéthera
instar colúmbae cándidae,
sacrum tibi quod fúndimus
carmen benígna súscipe.

Praevénta caeli múnere
adhuc puélla móribus,
claris refúlgens ínclita,
lucis futúrae praeviis.

Terréna iam fastídiens
fervens amóre pátriae,
quem nutris hinc ardéntius
Christi locáta in átriis.

Iesu, tibi sit glória,
castae Paréntis lílium,
cum Patre et almo Spíritu,
in sempitérna sáecula. Amen. 

Laudes

Sponso vocánte ad ásperum
perfectiónis vérticem,
ad hunc, relícto saeculo,
festína gressus dírigis.

Transláta namque próvide
Francísci in hortum fértilem,
vernis redúndas flóribus
fructúsque profers úberes.

Crucem parátam báiulans,
confíxa Christo iúgiter,
rigas colúmba lácrimis
Sponsi doléntis vúlnera.

Corpus flagéllis ópprimis,
et mente sursum tólleris:
ac sancta carne et spíritu
iam vivis inter caelites.

Nam vera caeli gáudia
dum saepe volvis íntime,
perfúsa luce désuper
arcána sacra pérspicis.

Iesu, tibi sit glória,
castae Paréntis lílium,
cum Patre et almo Spíritu,
in sempitérna sáecula. Amen. 

Vísperas

 Inter soróres óptimas,
licet magístra práevia,
subésse gaudes ómnibus,
abiécta quaeris múnera.

Optans adíre pátriam
sponsíque vultu pérfrui,
nomen salútis ínvocans,
dulci sopóre sólveris.

Nunc nostra corda et córpora
alabe serves críminum,
Agníque tandem cáelicas
fac nos adíre núptias.

Iesu, tibi sit glória,
castae Paréntis lílium,
cum Patre et almo Spíritu,
in sempitérna sáecula. Amen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s