Liturgia franciscana: 18 de mayo, san Félix de Cantalicio, I Orden

Felice da Cantalice
18 de mayo
SAN FÉLIX DE CANTALICIO,
RELIGIOSO, I ORDEN

Memoria obligatoria para la Familia Franciscana
Fiesta para OFMCap

Félix de Cantalicio es una de las figuras más populares y típicas de Roma en el siglo XVI. Campesino de nacimiento, vio la luz en 1515 en Cantalice (Rieti), al pie de los Apeninos. A los treinta años ingresó en los Hermanos Menores Capuchinos. Durante cuarenta años se le vio recorrer las calles de Roma con su alforja de limosnero. Tenia un temperamento místico: pasaba largas horas en oración y contemplación y alimentó una tierna devoción a la Virgen María. Muy sensible al sufrimiento de los demás, visitaba con frecuencia a los enfermos. Trabó una gran amistad con san Felipe Neri y san Carlos Borromeo. Brilló por su candor y sencillez evangélica. Adornado de carismas, murió en Roma en 1587. Lo canonizó Clemente XI en 1712.
Del Común de santos varones: para los religiosos.
Himnos latinos propios en el Apéndice.

Invitatorio

Ant. Venid, adoremos al Señor que revela los secretos de su reino a la gente sencilla. (T.P. Aleluya.)
El salmo invitatorio como en el Ordinario.

Oficio de lectura

Himno de Laudes.

SALMODIA
Ant. 1. Dichoso quien pone su felicidad y gozo en las santas palabras y obras del Señor. (T.P. Aleluya.)
Los Salmos, del común de santos varones.
Ant. 2. La pura y santa simplicidad confunde a toda la sabiduría de este mundo y la prudencia de la carne. (T.P. Aleluya).
Ant. 3.
 Bienaventurados los que trabajan por la paz, bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. (T.P. Aleluya.)

V. El Señor condujo al justo por sendas llanas. (T.P. Aleluya.)
R. Y le mostró el reino de Dios. (T.P. Aleluya.)

PRIMERA LECTURA
De la Primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios                                              1, 17–31

Dios quiso valerse de la necedad de la predicación,
para salvar a los creyentes

Hermanos: No me envió Cristo a bautizar, sino a anunciar el Evangelio, y no con sabiduría de palabras, para no hacer ineficaz la cruz de Cristo. El mensaje de la cruz es necedad para los que se pierden; pero, para los que se salvan, para nosotros, es fuerza de Dios. Pues está escrito: «Destruiré la sabiduría de los sabios, frustraré la sagacidad de los sagaces.» ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el docto? ¿Dónde está el sofista de este tiempo? ¿No ha convertido Dios en necedad la sabiduría del mundo?

Y puesto que, en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios por el camino de la sabiduría, quiso Dios valerse de la necedad de la predicación para salvar a los que creen. Pues los judíos exigen signos, los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles; pero, para los llamados –judíos o griegos–, un Cristo que es fuerza de Dios y sabiduría de Dios. Pues lo necio de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.

Y si no, fijaos en vuestra asamblea, hermanos: no hay en ella muchos sabios en lo humano, ni muchos poderosos, ni muchos aristócratas; sino que lo necio del mundo lo ha escogido Dios para humillar a los sabios, y lo débil del mundo lo ha escogido Dios para humillar lo poderoso. Aún más, ha escogido la gente baja del mundo, lo despreciable, lo que no cuenta, para anular a lo que cuenta, de modo que nadie pueda gloriarse en presencia del Señor. A él se debe que vosotros estéis en Cristo Jesús, el cual se ha hecho para vosotros sabiduría de parte de Dios, justicia, santificación y redención. Y así –como está escrito–: «el que se gloríe, que se gloríe en el Señor.»

RESPONSORIO                                                                                                                       Sab 6,12
R. La sabiduría es radiante, * Y nunca se marchita. (T.P. Aleluya.)
V.
Fácilmente la ven los que la aman. * Y nunca. (T.P. Aleluya.)

SEGUNDA LECTURA
De la Regla no bulada, de San Francisco de Asís
(1R 17,5·19: San Francisco de Asís: Escritos, biografías, documentos de la época. Nueva edición corregida y actualizada, BAC, Madrid 2011 , pp. 121-122)

Guardémonos de toda soberbia y vanagloria

Por eso, por la caridad que es Dios, ruego a todos mis hermanos, predicadores, orantes, trabajadores, tanto a los clérigos como a los laicos, que se esfuercen por humillarse en todo, y no gloriarse ni gozarse en sí mismos, ni exaltarse interiormente de las palabras y obras buenas y hasta de ningún bien que Dios hace, dice y obra alguna vez en ellos y por ellos, según lo que dice el Señor: Mas no os alegréis porque se os someten los espíritus. Y estemos firmemente convencidos de que a nosotros no nos pertenecen sino los vicios y pecados. Debemos más bien gozarnos cuando nos vemos asediados por toda clase de pruebas y cuando soportamos en este mundo toda clase de angustias o tribulaciones de alma o de cuerpo por la vida eterna.

Guardémonos, pues, todos los hermanos de toda soberbia y vanagloria; y defendámonos de la sabiduría de este mundo y de la prudencia de la carne, ya que el espíritu de la carne quiere y se esfuerza mucho por tener palabras, pero poco por tener obras, y no busca la religión y santidad en el espíritu interior, sino que quiere y desea tener una religión y santidad que aparezca exteriormente a los hombres. Éstos son aquellos de quienes dice el Señor: En verdad os digo, que ya han recibido su recompensa. En cambio, el espíritu del Señor quiere que la carne sea mortificada y despreciada, tenida por vil y abyecta, y buscan con empeño la humildad y la paciencia, y la pura y simple y verdadera paz del espíritu. Y, por encima de todo, desea siempre el temor divino, y la divina sabiduría y el divino amor del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Y restituyamos todos los bienes al Señor Dios altísimo y sumo, y reconozcamos que todos son suyos, y démosle gracias por todos ellos, ya que todos los bienes de él proceden. Y el mismo altísimo y sumo, solo Dios verdadero, posea, a él se le tributen y él reciba todos los honores y reverencias, todas las alabanzas y bendiciones, todas las acciones de gracias y la gloria; suyo es todo bien; sólo él es bueno.

Y, cuando veamos u oigamos decir o hacer el mal o blasfemar contra Dios, nosotros bendigamos, hagamos bien y alabemos a Dios, que es bendito por los siglos.

RESPONSORIO                                                                          Col 3, 17; 1Crón 29, 17; 1Cor 1, 25
R. Todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre de Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él. * Dios mío, te he ofrecido todo con un corazón recto. (T.P. Aleluya.)
V.
Pues lo necio de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres. * Dios mío. (T.P. Aleluya.)

HIMNO Te Deum.

La oración como en Laudes.

Laudes

HIMNO

La humilde alforja limosnera
recoge pan de puerta en puerta;
pide fray Félix por amor
y un don de amor pidiendo entrega.

Juntas se encuentran para el pobre,
servidas juntas en la mesa,
la caridad del Padre bueno,
la bendición de quien la ofrenda.

Camina humilde, como templo
que dentro lleva la Presencia,
y si dialoga, sus palabras
vienen de Dios cual Buena Nueva.

Mirad las cinco flores rojas,
rosas que son de llagas bellas;
mirad la blanca flor bendita,
María, fúlgida azucena.

Ellas serán sus libros santos,
fuente secreta de su ciencia;
todo lo ignora y todo sabe
quien a Dios tiene y se contenta.

¡Honor a Cristo, nuestro Hermano,
que a los sencillos se revela;
honor, que el Padre así lo quiso
y en los humildes se deleita! Amén.

Ant. 1. Dios mío, has escuchado mis votos y me has dado la heredad de los que veneran tu nombre. (T.P. Aleluya.)
Los salmos y el cántico, del domingo de la semana I.
Ant. 2. Santos y humildes de corazón, bendecid al Señor. (T.P. Aleluya.)
Ant. 3.
Señor, tú has agarrado mi mano derecha y me has llevado a un destino glorioso. (T.P. Aleluya.)

LECTURA BREVE                                                                                                           Rom 12, 1–2
Os exhorto, pues hermanos, por la misericordia de Dios, a que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios; éste es vuestro culto espiritual. Y no os amoldéis a este mundo, sino transformaos por la renovación de la mente, para que sepáis discernir cuál es la voluntad de Dios, qué es lo bueno, lo que le agrada, lo perfecto.

RESPONSORIO BREVE
Tiempo pascual:
R. Ante Dios realizó grandes proezas y de todo corazón alabó al Señor. * Aleluya, aleluya. Ante Dios.
V. Fue un verdadero adorador de Dios, manteniéndose en la inocencia. * Aleluya, aleluya. Gloria. Ante Dios.

Fuera del tiempo pascual:
R. Ante Dios realizó grandes proezas. * Y de todo corazón alabó al Señor. Ante Dios.
V. Fue un verdadero adorador de Dios, manteniéndose en la inocencia. * Y de todo. Gloria al Padre. Ante Dios.

Benedictus, ant. Bienaventurados los que trabajan por la paz, bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. (T.P. Aleluya.)

PRECES
Adoremos, hermanos, a Cristo, el Dios santo, y, pidiéndole que nos enseñe a servirle con santidad y justicia en su presencia todos nuestros días, aclamémosle diciendo:
Tú solo eres santo, Señor.

Señor Jesús, que a todos nos llamas a la perfección del amor,
danos el progresar por caminos de santidad.

Señor Jesús, que nos diste un ejemplo de sencillez evangélica en san Félix,
concédenos seguir sus pasos en la pobreza y la minoridad.

Señor Jesús, que viniste al mundo no para que te sirvieran, sino para servir,
haz que sepamos servirte a ti y a nuestros hermanos con humildad.

Señor Jesús, que quisiste experimentar nuestras dolencias,
concédenos, por intercesión de san Félix, estar siempre cerca de los que sufren.

Señor Jesús, fuente de todo gozo,
haz de nuestras vidas una gozosa entrega a ti.

Padre nuestro.

Oración

Oh Dios, que diste a tu Iglesia y a la Familia Franciscana un ejemplo vivo de candor y sencillez evangélica en san Félix de Cantalicio, concédenos, te rogamos, seguir sus huellas para buscar y amar intensamente a Cristo. Que vive y reina contigo.

Hora intermedia

Las antífonas y los salmos, del día correspondiente.

Tercia
LECTURA BREVE                                                                                                           Sab 7, 27–28
La sabiduría, aun siendo una sola, todo lo puede; sin salir de sí misma, todo lo renueva y, entrando en las almas buenas de cada generación, va haciendo amigos de Dios y profetas. Pues Dios ama sólo a quien convive con la sabiduría.

V. El Señor hace caminar a los humildes con rectitud. (T.P. Aleluya.)
R. Y enseña su camino a la gente sencilla. (T.P. Aleluya.)

Sexta
LECTURA BREVE                                                                                                                   Sant 2, 5
Escuchad mis queridos hermanos: ¿acaso no eligió Dios a los pobres según el mundo como ricos en la fe y herederos del reino que prometió a los que lo aman?

V. Bienaventurados los pobres en el espíritu. (T.P. Aleluya.)
R. Porque de ellos es el reino de los cielos. (T.P. Aleluya.)

Nona
LECTURA BREVE                                                                                                               Rom 15, 13

Que el Dios de la esperanza os colme de alegría y de paz viviendo vuestra fe, para que desbordéis de esperanza con la fuerza del Espíritu Santo.

V. Que se alegren los que se acogen a ti, Señor, con júbilo eterno. (T.P. Aleluya.)
R.
 Protégelos, para que se llenen de gozo. (T.P. Aleluya.)

La oración como en Laudes.

Vísperas

HIMNO

En flor primera de tu joven vida,
eligiendo las normas de Francisco,
a Jesús entregaste jubiloso
vida y cariño.

Siempre en faenas de las más humildes,
sigue el camino del humilde padre,
lleva en su pecho caridad divina
que luce y arde.

Vigila el corazón púdicamente
y entrena el cuerpo con la cruz diaria.
En su oración nocturna a Dios descubre,
goza y descansa.

Sereno y generoso compadece,
los ánimos alivia, se consagra
al pobre y al enfermo, y su sonrisa
cura y levanta.

Astro del cielo y de estos tus hermanos,
pide al Señor Jesús nos dé tu espíritu
cortés, agradecido, sobrio y dócil,
siempre en servicio.

Gloria a Dios Padre y a su Hijo amado,
así como al Espíritu Paráclito,
a Dios Señor por los siglos sempiternos,
Único y Trino. Amén.

SALMODIA
Ant. 1.
El Señor levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre. (T.P. Aleluya.)
Los salmos y el cántico, del Común de santos varones.

Ant. 2.
Lo hallaron perfecto y sin mancha: su gloria será eterna. (T.P. Aleluya.)
Ant. 3. Bendito sea Dios que nos eligió para que fuésemos santos e irreprochables ante él por el amor. (T.P. Aleluya.)

LECTURA BREVE                                                                                                                Col 3, 1–4
Hermanos: si habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde Cristo está sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está con Cristo escondida en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida vuestra, entonces también vosotros apareceréis gloriosos, juntamente con él.

RESPONSORIO BREVE
Tiempo pascual:
R.
Que la paz de Cristo reine en vuestro corazón. Y vivid alegres. * Aleluya, aleluya. Que la paz.
V. A ella habéis sido convocados en un solo cuerpo. * Aleluya, aleluya. Gloria al Padre. Que la paz.
Fuera del tiempo pascual:
R. Que la paz de Cristo reine en vuestro corazón. * Y vivid alegres. Que la paz.
V. A ella habéis sido convocados en un solo cuerpo. * Y vivid. Gloria al Padre. Que la paz.

Magníficat, ant. Dejad que los niños se acerquen a mí: de los que son como ellos es el reino de Dios. (T.P. Aleluya.)

PRECES
Adoremos, hermanos, a Cristo, Salvador nuestro, y digámosle:
Jesús, fuente de sabiduría, escúchanos. 

Señor Jesús, que confiaste a tus discípulos de un modo particular el precepto del amor,
ayúdanos a hacer el bien a todos y a amarlos con un corazón indiviso.

Señor Jesús, que dijiste: «Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios»,
haz que contemplemos tu rostro en nuestros hermanos.

Señor Jesús, que has trabajado con tus propias manos,
da sentido a nuestro trabajo, para que todos, al vernos, den gloria a Dios nuestro Padre.

Tú que pasaste por el mundo haciendo el bien,
concédenos, por intercesión de san Félix, dar alegría a los tristes y esperanza a los decaídos.

Señor Jesús, paz y reconciliación nuestra,
concede a nuestros hermanos difuntos el gozo de la felicidad de tus santos.

Padre nuestro. 

Oración

Oh Dios, que diste a tu Iglesia y a la Familia Franciscana un ejemplo vivo de candor y sencillez evangélica en san Félix de Cantalicio, concédenos, te rogamos, seguir sus huellas para buscar y amar intensamente a Cristo. Que vive y reina contigo.

APÉNDICE
Himnos en latín
OFICIO ORDINARIO
18 de mayo
san Félix de Cantalicio

Laudes

Flore primáevo nítidae iuvéntae
sancta Francísci documénta vitae
éligens, Iesu vóluit libénter
es se fidélis.

Is diu fervens húmili labóre
sémitas Patris premit obsequénter:
totus et sancto calefáctus igni,
luce refúlget.

Pérvigil custos ánimi pudíci,
corpus infórmat crucis ad palaestram:
gaudet insómnis précibus Supérnum
fléctere Numen.

Cóndolens maestis ánimo seréno
érigit vires; míseris amícas
pórrigit palmas; rélevans et aegros
laude nitéscit.

O iubar caeli, simul et tuórum!,
sóbriam, mitem docilémque mentem
ímpetra nobis: vígilans doléntem
réspice terram.

Sit decus Patri genitáeque Proli
et tibi, compar utriúsque virtus
Spíritus semper, Deus unus, omni
témporis aevo. Amen.


Vísperas

Felix, puéllus ínnocens,
virtúte fulges plúrima:
piis, honéstis móribus
indesinénter prómines.

Francísci in hortum fértilem
translátus inde próvide,
vernis redúndas flóribus
fructúsque profers úberes.

Corpus labóre sédulo
afflígis, ac ieiúniis:
pressus flagéllis, ímmolas
veram Deo te víctimam.

Praebens iuvámen lánguidis
in valle plena lácrimis,
locátus inter cáelites,
audi cliéntes súpplices.

Deo Patri sit glória
eiúsque soli Fílio,
cum Spíritu Paráclito,
nunc et per omne sáeculum. Amen.

Anuncios

Acerca de OFS Avilés

Fraternidad de la Orden Franciscana Seglar de San Antonio de Avilés (Spain)
Esta entrada fue publicada en Año Santo Franciscano, OFM Cap. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s