Liturgia de las horas: 10 de julio, santa Verónica Giuliani, virgen, II Orden

santa Veronica Giuliani

10 de julio
SANTA VERÓNICA GIULIANI,
VIRGEN, II ORDEN

Memoria obligatoria para la Familia Franciscana
Fiesta para OFMCap y Clarisas Capuchinas

Nació en 1660 en Mercatello (Pésaro y Urbino), Italia. A los diecisiete años ingresó en el monasterio de las Clarisas Capuchinas en Citta di Castello. Mediante la austeridad de vida y alta contemplación, se afanó por asemejarse a Cristo crucificado, de quien recibió los sagrados estigmas y otras señales de su pasión. Puso por escrito su experiencia espiritual, en forma de diario, tesoro de sabiduría que ha suscitado un movimiento en pro de su doctorado. Llena de virtudes y gracias místicas, falleció en 1727. La canonizó Gregorio XVI en 1839.
Del Común de vírgenes.

Invitatorio

Ant. Venid, adoremos al Señor, rey de las vírgenes.
El salmo invitatorio como en el Ordinario.

Oficio de lectura

SALMODIA
Ant. 1. El cielo proclama la gloria de esta virgen que fue adornada con dones celestiales.
Los salmos, del Común de vírgenes.
Ant. 2. Vístete con vestiduras de gala para salir al encuentro de tu Esposo.
Ant. 3. Prendado está el rey de tu belleza; él es tu Señor y tu Dios.

V. Me enseñarás el sendero de la vida.
R. Me saciarás de gozo en tu presencia.

PRIMERA LECTURA
De la Carta del apóstol san Pablo a los Gálatas                                                                     5, 1-25

La libertad en la vida de los creyentes

Hermanos: Para la libertad nos ha liberado Cristo. Manteneos, pues, firmes, y no dejéis que vuelvan a someteros a yugos de esclavitud. Mirad: yo, Pablo, os digo que si os circuncidáis, Cristo no os servirá de nada. Y vuelvo a declarar que todo aquel que se circuncida está obligado a observar toda la ley. Los que pretendéis ser justificados en el ámbito de la ley, habéis roto con Cristo, habéis salido del ámbito de la gracia. Pues nosotros mantenemos la esperanza de la justicia por el Espíritu y desde la fe; porque en Cristo nada valen la circuncisión o la incircuncisión, sino la fe que actúa por el amor. Estabais corriendo bien; ¿quién os cerró el paso para que no obedecieseis a la verdad? Tal persuasión no procede del que os llama. Un poco de levadura hace fermentar toda la masa.

En relación con vosotros, yo confio en que el Señor hará que no penséis de otro modo; ahora bien, el que os alborota, sea quien sea, cargará con su condena. Por mi parte hermanos, si es verdad que continúo predicando la circuncisión, ¿por qué siguen persiguiéndome? ¡El escándalo de la cruz ha quedado anulado! ¡Ojalá se mutilasen los que os soliviantan!

Pues vosotros, hermanos, habéis sido llamados a la libertad; ahora bien, no utilicéis la libertad como estímulo para la carne; al contrario, sed esclavos unos de otros por amor. Porque toda la ley se cumple en una sola frase, que es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Pero, cuidado, pues, mordiéndoos y devorándoos unos a otros, acabaréis por destruiros mutuamente.

Frente a ello, yo os digo: caminad según el Espíritu y no realizaréis los deseos de la carne; pues la carne desea contra el espíritu y el espíritu contra la carne; efectivamente, hay entre ellos un antagonismo tal que no hacéis lo que quisierais. Pero si sois conducidos por el Espíritu, no estáis bajo la ley.

Las obras de la carne son conocidas: fornicación, impureza, libertinaje, idolatría, hechicería, enemistades, discordia, envidia, cólera, ambiciones, divisiones, disensiones, rivalidades, borracheras, orgías y cosas por el estilo. Y os prevengo, como ya os previne, que quienes hacen estas cosas no heredarán el reino de Dios.

En cambio, el fruto del Espíritu es: amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, lealtad, modestia, dominio de sí. Contra estas cosas no hay ley. Y los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con las pasiones y los deseos. Si vivimos por el Espíritu, marchemos tras el Espíritu.

RESPONSORIO                                                                                                           Gál 5, 18.22.25
R. Si sois conducidos por el Espíritu, no estáis bajo la ley. * El fruto del Espíritu es: amor, alegría, paz.
V. Si vivimos por el Espíritu, marchemos tras el Espíritu. * El fruto del Espíritu.

SEGUNDA LECTURA
Del Diario de santa Verónica Giuliani, virgen
(Un tesoro nascosto, ossia Diario di santa Veronica Giuliani, V, Città di Castello, 1987, passim)

Estoy dispuesta a ofrecer mi vida y mi sangre por la conversión de las almas

Hoy se me han renovado los dolores en manos, pies y costado, y he pasado toda la noche entre sufrimientos y penas: doy gracias a Dios. Por la mañana, recibí el sacramento de la penitencia, del que he salido confortada y con mayores ánimos para sufrir. Después, me acerqué a recibir la sagrada comunión, y he obtenido la gracia de experimentar, en lo más íntimo de mi alma, la presencia viva de Dios, encontrándome en no sé qué nuevo estado interior de espíritu. Desde hace unos días advierto en mi corazón una determinada moción del espíritu, pero no sé expresarlo con palabras. Describiré únicamente los efectos que se han producido en mí.

El primero ha sido un mayor conocimiento y dolor de mis culpas, el ansia por la conversión de las almas, por las que estaría dispuesta a entregar mi vida y mi sangre, y una gran confianza en la misericordia de Dios, y en la piedad y amor de la bienaventurada Virgen María.

El segundo, no obstante verme envuelta en un total abandono y sumergida en un mar de tentaciones —que apenas advierto esta acción misteriosa—, me encuentro súbitamente tranquila, colmada de suprema paz, y totalmente sumergida en una especie de estabilidad que me tiene sometida a la voluntad de Dios.

El tercer efecto es éste: cuando me encuentro atormentada por el diablo con tentaciones interiores, y al mismo tiempo, por razones de mi cargo, debo ocuparme de los demás y moverme de un sitio a otro en las más diversas ocupaciones, aquella acción misteriosa hace que yo realice todo esto sin apenas darme cuenta, y luego constato que las llevé a cabo sin saber cómo. Esto me acontece especialmente en los momentos más importantes, como son, la recepción de los sacramentos, la meditación y los coloquios espirituales que acostumbramos a tener nosotras.

También, algunas veces, me veo sumida en gran tedio de alma, en aridez y profunda desgana, que me da la impresión de serme imposible soportar semejante estado de vida, dándome náuseas todo, y pareciéndome que todo es inútil y que pierdo el tiempo; incluso, el acudir al confesor me da la impresión de no servirme para nada. Pero, apenas percibo en mi corazón la más leve sensación de esa misteriosa moción del Espíritu, me siento de nuevo transformada, y con tal energía, que aun permaneciendo en una tan profunda aridez, insensible a todo y colmada de contradicciones, toda obra me parece factible, aun la más imposible y dificultosa. Gracias sean dadas a Dios por todo.

RESPONSORIO                                                                                                         Cant 8, 6–7; 6, 3
R.
Grábame como un sello en tu brazo, como un sello en tu corazón. Porque es fuerte el amor como la muerte. * Yo soy para mi amado y mi amado es para mí.
V. Las aguas caudalosas no podrán apagar el amor, ni anegarlo los ríos. * Yo soy.

HIMNO Te Deum.
La oración como en Laudes.

Laudes

HIMNO

Arde en la Iglesia Verónica
con aquel fuego encendido
que de la brasa divina
trajera en su carne Cristo.

Mujer del inmenso amor
en alma y cuerpo sentido,
mujer para el padecer
viviendo el amor sufrido.

Toda para ser esposa,
sola para Cristo vivo,
corazón para mirarle,
cuerpo para el sacrificio.

En el baño de sus llagas
su Esposo le ha sumergido,
en la alta luz del secreto
le ha dado el divino anillo.

Gozo, esperanza y dolor
con los hombres compartidos,
cual quieta madre, Verónica
padece donde está Cristo.

Señor de amor silencioso,
rey de vírgenes querido,
para ti el aroma santo
de tu huerto florecido. Amén.

Ant. 1. De Cristo está sedienta mi alma, por eso toda mi vida le bendecirá.
Los salmos y el cántico, del domingo de la semana I.
Ant. 2. Santos y humildes de corazón, bendecid al Señor y ensalzadlo eternamente.
Ant. 3. Alegraos con el Señor, vírgenes santas, que habéis sido engalanadas con una brillante corona de gloria.

LECTURA BREVE                                                                                                                   Cant 8, 7
Las aguas caudalosas no podrán apagar el amor, ni anegarlo los ríos. Quien quisiera comprar el amor con todas las riquezas de su casa, sería sumamente despreciable.

RESPONSORIO BREVE
R. Oigo en mi corazón: * Buscad mi rostro. Oigo.
V. Tu rostro buscaré, Señor. * Buscad mi rostro. Gloria al Padre. Oigo.

Benedictus, ant. Mi corazón se regocija por el Señor, mi poder se exalta por Dios, porque gozo con tu salvación.

PRECES
Glorifiquemos a Cristo, esposo y corona de las vírgenes, y, por intercesión de santa Verónica, supliquémosle, diciendo:
Jesús, corona de las vírgenes, escúchanos.

Sálvanos, Señor, Dios nuestro,
y durante todo este día daremos gracias a tu santo nombre.

Enciende nuestros corazones en tu amor, Señor Jesús,
— para que te amemos sobre todas las cosas.

Nuestra gloria, oh Cristo, es alabarte,
visítanos, pues, con tu gracia y tu perdón.

Por intercesión de santa Verónica, que te sirvió siempre con fidelidad,
ayúdanos a no apagar el espíritu de la santa oración y devoción.

Tú, que por la Iglesia nos anuncias el gozo de tu salvación,
— concédenos servirte con una entrega jubilosa.

Padre nuestro.

Oración

Señor, Dios nuestro, que hiciste admirable por las señales de la pasión de tu Hijo a tu virgen Santa Verónica; haz que, por su intercesión y ejemplo, aceptemos humildemente la cruz de Cristo para llegar a la gloria de su resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo.

Hora intermedia

Las antífonas y los salmos, de la feria correspondiente. La lectura breve, del Común de vírgenes; la oración como en Laudes.

Vísperas

HIMNO

Cual florecilla temprana
cortada por su Señor
fue Verónica elegida,
marcada de redención.

Hoy su silencio son voces,
su humildad, cantos de gloria,
las heridas de sus llagas,
sólo de Cristo victoria.

Nunca la tarde y ocaso
dejó luz tan esplendente,
pues fue misterio en su vida
cada marca de su frente.

Gracias sean dadas al Padre
y a Jesús crucificado
y al Espíritu de vida,
don generoso en sus santos. Amén.

SALMODIA
Ant. 1. Entremos en la casa del Señor a celebrar su santo nombre.
Los salmos y el cántico, del Común de vírgenes.
Ant. 2. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.
Ant. 3. Dios nos ha destinado, en Cristo, a ser sus hijos.

LECTURA BREVE                                                                                                             Col 3, 14-15
Y por encima de todo procurad el amor, que es el vínculo de la unidad perfecta. Que la paz de Cristo reine en vuestro corazón: a ella habéis sido convocados en un solo cuerpo. Sed también agradecidos.

RESPONSORIO BREVE
R. La llevan ante el rey con séquito de vírgenes, * Las traen entre alegría.
V. Van entrando en el palacio real. * Las traen entre alegría. Gloria al Padre. La llevan.

Magníficat, ant. Cristo será glorificado en mi cuerpo, sea por mi vida o por mi muerte. Para mí la vida es Cristo, y una ganancia el morir.

Oración

Señor, Dios nuestro, que hiciste admirable por las señales de la pasión de tu Hijo a tu virgen Santa Verónica; haz que, por su intercesión y ejemplo, aceptemos humildemente la cruz de Cristo para llegar a la gloria de su resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo.

Anuncios

Acerca de OFS Avilés

Fraternidad de la Orden Franciscana Seglar de San Antonio de Avilés (Spain)
Esta entrada fue publicada en Año Santo Franciscano, Clarisas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s