Liturgia franciscana: 2 de septiembre, beato Severino Girault, III Orden

Severin Girault

LITURGIA DE LAS HORAS PROPIO DE LA FAMILIA FRANCISCANA

2 de septiembre
BEATO SEVERINO GIRAULT,
PRESBÍTERO Y MÁRTIR, III ORDEN

Memoria obligatoria para TOR y OFS

Severino Girault nació en Ruán, Normandía, en 1728. A los 22 años hizo la profesión en la Tercera Orden Regular de san Francisco de Ruán, y fue ordenado presbítero en París en 1754. Ocupó cargos de responsabilidad en su Orden y dedicó mucho de su tiempo y energías en la atención a las Hermanas Franciscanas de santa Isabel, en París.
Se distinguió por su celo pastoral, su caridad para con los perseguidos, y la heroica fortaleza con que sufrió el martirio, dando un maravilloso testimonio de su fe en la persecución religiosa que tuvo lugar con la Revolución francesa: fue torturado y salvajemente despedazado el 2 de septiembre de 1792, por haberse negado a firmar la constitución civil del clero.
También fueron martirizados con él Juan Francisco Burté, franciscano Conventual, y Apolinar Morel de Posat. Todos ellos, junto con el resto de sus compañeros, fueron beatificados por Pío XI en 1926.
Del Común de un mártir.
Himnos castellanos en el Apéndice I.

Oficio de lectura

SEGUNDA LECTURA
De los sermones de San Agustín, obispo
(Sermo CCXXV (a), De Martyribus II (b), PL 39, 2160-2161)

Cristo padeció por nosotros

La celebración de las fiestas de los santos mártires nos da motivo para esperar conseguir, por su intercesión, los bienes temporales que nos ayudan a alcanzar los eternos, como fruto de la imitación de los mismos mártires. Celebran con gozo verdadero la festividad de
los mártires quienes siguen su ejemplo. Las fiestas de los mártires son una invitación al martirio, para que no nos asuste imitar a aquellos cuya celebración nos alegra.

Pero nosotros queremos alegrarnos con los santos y, sin embargo, no queremos sufrir con ellos las tribulaciones del mundo. No puede alcanzar la felicidad de los santos mártires aquel que no quiere imitarles en cuanto está de su parte. Es el apóstol san Pablo quien nos lo enseña: Si sois solidarios en los sufrimientos, también lo seréis en la consolación. Y el Señor en el Evangelio: Si el mundo os odia, sabed me ha odiado a mí antes que a vosotros. Rehúsa pertenecer al cuerpo quien no quiere sufrir el odio con la cabeza.

Pero dirá alguno: «y ¿quién es capaz de seguir los ejemplos de los bienaventurados mártires?» A éste le respondo que no sólo a los mártires, sino al mismo Señor, si queremos, le podemos imitar, con su gracia. Escuchad, no a mí, sino al Señor que dice: Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón. Oye también la admonición de san Pedro: Cristo padeció por vosotros, dejándoos un ejemplo, para que sigáis sus huellas.

RESPONSORIO                                                                                     2Tim 4, 7–8; cf. Flp 3, 8–10
R. He combatido el noble combate, he acabado la carrera, he conservado la fe. * Me está reservada la corona de la justicia.
V. Todo lo considero pérdida comparado con la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús y la comunión con sus padecimientos, muriendo su misma muerte. * Me está reservada.

La oración como en Laudes.

Laudes

HIMNO

Santo mártir, Severino,
como Cristo, atravesado
por la lanza en el costado
y antes por amor divino.

Tu muerte santa y preciosa
le dio sentido a tu vida
consagrada y ofrecida
a la causa más hermosa.

Con la sangre rubricaste
la fe de tu corazón;
diste al verdugo el perdón
y la corona alcanzaste.

Recibe nuestra alabanza
el día de la victoria:
al celebrar tu memoria,
alientas nuestra esperanza.

Gloria al Padre omnipotente,
gloria al Hijo Redentor,
y al Espíritu de amor
gloria sea eternamente. Amén.

Benedictus, ant. Estos santos combatieron hasta la muerte por ser fieles al Señor, sin temer las amenazas de los enemigos; estaban cimentados sobre roca firme.

Oración

Padre nuestro, que concediste a los mártires Severino Girault y compañeros, pelear el combate de la fe hasta derramar su sangre, te rogamos que su intercesión nos ayude a soportar por tu amor las adversidades ya caminar con valentía hacia ti, fuente de toda vida. Por nuestro Señor Jesucristo.

Vísperas

Magníficat, ant. Se alegran en el cielo los santos que siguieron las huellas de Cristo, y, porque le amaron hasta derramar su sangre, reinan con el Señor eternamente.

APÉNDICE I:
Himnos en castellano
OFICIO ORDINARIO

Laudes

Como se abrió la mañana
en esplendores del día,
hoy crece en mí la alegría
para alabar al Señor.

Loado, Señor, tú seas
por el sol y por la vida.
Loado, tú, sin medida;
es mi tributo de amor.

Loado, Señor, tú seas
en el agua y en las rosas,
¡Dios mío y todas mis cosas!
Loado siempre, Señor.

Y con Francisco te alabo
hoy con toda criatura.
Que todas de tu hermosura
son pregoneras y honor.

Al Dios que es Trino y es Uno
den alabanza infinita,
que en todo ser está escrita
la grandeza de su amor. Amén.

Vísperas

La perfecta alegría
sólo está en el amor,
en un amor capaz de dar la vida.

No la dan las riquezas,
si no es una, Señor:
la de tu amor como única moneda.

No la dan los placeres,
y sí la da el sabor
de recibir de ti mieles y hieles.

Ni la da, no, el orgullo,
sino el ser servidor
de todos y por ti, por darte gusto.

La da la paradoja
de abrazarse al dolor
como tú a tu cruz de sangre y mofa.

La perfecta alegría
se logra en el amor,
en ese amor capaz de dar la vida.

Perfecta como tú, genuina joya,
dánosla ya, Señor,
como una gracia que será tu gloria. Amén.

COMÚN DE SANTOS FRANCISCANOS

Laudes

Hermanos, venid gozosos
a celebrar la memoria
de quien hizo de su historia
un holocausto de amor.

Y del Seráfico Padre
siguió el ejemplo sincero
de consagrar por entero
su corazón al Señor.

Hoy celebramos su fiesta
sus hermanos, los menores;
y cantando sus loores
pedimos su intercesión.

Que Francisco nos enseña
la oración de la alabanza
al Señor, que es esperanza,
y en sus santos, protección.

Gloria a Dios que es Uno y Trino,
cantad su bondad constante,
que no cesa ni un instante
de ser nuestro bienhechor. Amén.

Vísperas

Cuando la tarde declina
hacia el ocaso que llega,
mi alma, Señor, te entrega
su tributo de oración.

Y al celebrar a los santos
que te ofrecieron su vida,
con ellos canta rendida
las finezas de tu amor.

Francisco quiso que fueran
sus hijos agradecidos,
y en alabarte reunidos
en un solo corazón.

Hoy la plegaria que entona
nuestro pecho jubiloso
es el tributo gozoso
de gratitud a tu amor.

Gloria los santos celebren
al Trino y Único Dios.
Gloria nosotros cantemos
uniendo a ellos la voz. Amén.

SANTOS VARONES FRANCISCANOS

«¡El Amor no es amado!»  (San Francisco)

Fuiste grito enamorado
de la inefable hermosura
de una increíble locura:
Dios en hombre anonadado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste del dolor flechado
al mirar la horrible muerte
y el cuerpo sangrado, inerte,
de tu Dios crucificado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste tú el anonadado
al alimentar tu vida
con el pan y la bebida
de Jesús sacramentado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste voz, ansia, cuidado
de hacer entender a todos
los hombres, de todos modos,
que sólo existe un pecado:
«¡Ay, que el Amor no es amado!»

Hoy, ya bienaventurado,
en la familia del cielo,
danos repetir tu anhelo
de ver a Dios siempre amado.
«¡Ah, que el Amor sea amado!» Amén.

SANTAS MUJERES FRANCISCANAS

Dichosa tú, que te llamas
hermana de Jesucristo,
y que nutres con su sangre
tu amor al Padre divino,
y amas con él como a hermanos
a todos los redimidos.

Dichosa tú, que te llamas
esposa de Jesucristo,
desposada por el Padre
en el amor del Espíritu,
que compartes sus afanes
y sus bienes infinitos.

Dichosa tú, que te llamas,
sí, madre de Jesucristo,
pues en la fe lo concibes
y lo das a luz en hijos
de tu amor a los demás
y tu amor contemplativo.

Dichosa hermana y esposa
y madre de Jesucristo,
pues te llamas lo que eres,
como él mismo lo ha dicho,
y con él reinas y gozas
por los siglos de los siglos. Amén.

Anuncios

Acerca de OFS Avilés

Fraternidad de la Orden Franciscana Seglar de San Antonio de Avilés (Spain)
Esta entrada fue publicada en Año Santo Franciscano, OFS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s