13 de noviembre, san Diego de Alcalá, religioso, I Orden

san-diego-de-alcala-ofm

LITURGIA DE LAS HORAS PROPIO DE LA FAMILIA FRANCISCANA

13 de noviembre
SAN DIEGO DE ALCALÁ,
RELIGIOSO, I ORDEN
Memoria libre para la Familia Franciscana
Memoria obligatoria para OFM

Diego nació en San Nicolás del Puerto (Sevilla), hacia 1400. Desde muy joven abrazó la vida eremítica, entregándose a la oración y al trabajo. Ingresó en la Orden de los Hermanos Menores y se dedicó a los oficios más humildes. En 1441 partió como misionero a las Canarias, donde llegó a ser guardián, pero se vio abrumado de dificultades provenientes, sobre todo, de su celo en defensa de los aborígenes frente a la rapacidad de los conquistadores. Regresó a la península y en 1450 se trasladó a Roma para ganar el jubileo y asistir a la canonización de san Bernardino de Siena. Aquí, con su oración, curó a muchos apestados. Vuelto a España, el 12 de noviembre de 1463 falleció en Alcalá de Henares, donde se veneran sus restos. Fue canonizado por Sixto V en 1588.
Diego dio nuevo esplendor a la figura de los humildes y sencillos hermanos que en los primeros tiempos, con su silencio, laboriosidad y penitencia, fueron el gozo y la gloria de Francisco.
Del Común de santos varones: para los religiosos.
Himnos castellanos en el Apéndice I.

Oficio de lectura

SEGUNDA LECTURA
De la Bula Rex regum, de Sixto V, papa, en la canonización de san Diego de Alcalá
(Proemium, 1 y 2: Bullarium Romanorum Pontificum, ab anno 1588 ad 1593, Romae 1751, pp. 5-13)

Ha escogido Dios más bien lo necio del mundo, para confundir a los sabios

Cristo, Rey de reyes desde el principio, se hizo hombre al llegar la plenitud de los tiempos, tomando condición de siervo para salvar a toda criatura, y constituyó su Iglesia, la amó entrañablemente, y la conquistó para sí con su sangre preciosa, fundándola sobre el bienaventurado Pedro, príncipe de los apóstoles, piedra firme, fundamento inconmovible, que desde los orígenes del cristianismo hasta la consumación de los siglos continuará en auge, pero encarnada en los mismos avatares de la historia humana.

Ni lo necio del mundo ni la prudencia humana podrán comprender esta obra consumada de la sabiduría de Dios, y ante ella la sagacidad y soberbia del maligno se estrellarán siempre; porque se escogió para gobernarla a hombres ignorantes, sin renombre ni brillantez, carentes de poderío humano y de influencia, es decir, contó con las piedras que desecharon los constructores; y, sin embargo, tanta es su belleza, tan dilatada su misión, tan sólido su fundamento, y tan encumbrado el edificio, que las puertas del infierno se estremecen y tiemblan ante su consistencia y solidez.

Los designios de Dios no son los de los hombres, ni tampoco su trayectoria. Dice Pablo: No hay en vuestra asamblea muchos sabios en lo humano, ni muchos poderosos, ni muchos aristócratas, todo lo contrario, Dios ha escogido la gente baja del mundo, lo que no cuenta, para anular a lo que cuenta, de modo que nadie pueda gloriarse en presencia del Señor. Así, Dios todopoderoso, mediante el escándalo de la cruz y la necedad de la predicación, salvó a los que creen; así también, desde los principios de la  Iglesia, con la sobria elocuencia de los apóstoles, con la valerosa insuficiencia de los mártires, confundió la sabiduría griega, hundió el poderío de los gentiles y los humilló; así, finalmente, con el poder de su brazo derriba del trono a los poderosos y enaltece a sus santos.

Un ejemplo vivo es el humilde siervo de Dios Diego de Alcalá, hijo de la gran familia de los Frailes Menores de nuestro Padre San Francisco, nacido el siglo pasado en España, y cuyo recuerdo aún se conserva fresco en la memoria de nuestros progenitores. Este varón santo despreció toda sabiduría humana, como lo hicieron los primeros maestros y príncipes de la Iglesia, y se desprendió de toda riqueza perecedera, escogiendo libremente la necedad del mundo y profesando en su Orden de hermano lego, para demostrar la abundancia de la gracia de Dios; por su vida admirable de santidad, y con su ejemplo, condujo a muchos por el camino seguro de la salvación, y despertó las conciencias de quienes vivían el sueño de este decrépito y aletargado mundo, pues lo necio de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.

Por ello, Dios, Padre de bondad, el único que hace maravillas, quiso ensalzar la humildad y pequeñez de su siervo Diego de Alcalá, colmándole de gracias y virtudes, encendiendo en su alma el fuego ardiente del Espíritu; y por su intercesión, multiplicó los prodigios, los signos, los milagros, y el poder sobre el dolor y la enfermedad, tanto durante su vida como después de muerto, extendiendo su nombre glorioso más allá de los confines de la patria que le vio nacer.

RESPONSORIO
Cf. 2Cor 1, 12

R. Me he comportado con la sencillez y honradez de Dios * Movido por la gracia de Dios.
V. Si de algo puedo preciarme, es del testimonio de mi conciencia. * Movido por la gracia de Dios.

La oración como en Laudes. 

Laudes

HIMNO

De caridad generosa
al hombre necesitado
está Fray Diego inflamado.
Ama en el pobre al Señor.

Y los enfermos encuentran
en su atención diligente,
testimonio fehaciente
de la verdad de su amor.

Que si la cruz en que Cristo
con clavos de amor espera
es una cruz de madera
en que inmola su dolor.

La cruz que Fray Diego abraza
es una cruz escondida
en la que vive su vida
en una ofrenda de amor.

Dad gloria a Dios, Uno y Trino,
que todo nos da en Jesús.
Gloria al que ofrece en la cruz
camino, vida y verdad.

Cantad su gloria por siempre,
y, su alabanza cantando,
pregone que estáis amando
al Dios de toda bondad. Amén

LECTURA BREVE
Rom 12, 1-2

OS exhorto, pues, hermanos, por la misericordia de Dios, a que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios; éste es vuestro culto espiritual. Y no os amoldéis a este mundo, sino transformaos por la renovación de la mente, para que sepáis discernir cuál es la voluntad de Dios, qué es lo bueno, lo que le agrada, lo perfecto.

RESPONSORIO BREVE
R. Lleva en el corazón * La ley de su Dios. Lleva.
V. Y sus pasos no vacilan. * La ley de su Dios. Gloria al Padre. Lleva.

Benedictus, ant. Bendito sea Dios, que nos eligió para que fuésemos santos e intachables ante él por el amor. 

PRECES
Celebremos la bondad de Dios que, por Cristo, se reveló como Padre nuestro y, en san Diego, nos ha dado un buen ejemplo de hijo de Dios, y digámosle de todo corazón:
Acuérdate, Señor, de que somos hijos tuyos.

Sálvanos, Señor, muestra tu amor y tu misericordia al pueblo que con confianza acude a ti,
 y, compadecido de nosotros, defiéndenos hoy de todo mal.

Tú que muestras los secretos de tu reino a los humildes y sencillos de corazón,
concédenos, por intercesión de san Diego, caminar por la senda de la minoridad franciscana y de la infancia espiritual.

Purifícanos, Padre santo, con tu verdad y encamina nuestros pasos por el camino de la santidad,
para que obremos siempre el bien según tu agrado.

Tú que concedes la paz y la alegría a todos los que creen en ti,
haz que, como seguidores de Francisco de Asís, seamos en el mundo instrumentos de paz y reconciliación y testigos de esperanza.

Haz, Señor, que nuestra vida, escondida con Cristo en ti, brille en el mundo,
y que, por intercesión de san Diego, sea signo que anuncie el cielo y la tierra nuevos.

Padre nuestro.

Oración

Dios Altísimo, que derribas del trono a los poderosos y enalteces a los humildes, concédenos imitar la humildad y caridad de san Diego de Alcalá, para hacemos partícipes de su gloria. Por nuestro Señor Jesucristo.

Vísperas

HIMNO

Santo de la cruz, San Diego,
enséñanos a buscarla
donde está: en al pobreza
radical y voluntaria,
y en la caridad gozosa,
entrega de amor sin tasa.

Santo de la cruz, San Diego,
enséñanos a llevarla:
la nuestra, sobre los hombros;
la de los demás, con ansia
de aliviarles de su peso
a costa de nuestra calma.

Santo de la cruz, San Diego,
enséñanos a mostrarla,
predicando a quien lo ignora,
con la vida y la palabra,
a Cristo, cuerpo inmolado,
sangre pascual derramada.

Santo de la Cruz, San Diego,
enséñanos a abrazarla
con el corazón amante,
con el alma enamorada,
hasta morir como tú,
con la cruz en la morada. Amén.

LECTURA BREVE
Rom 8,28-30
Sabemos que a los que aman a Dios todo les sirve para el bien; a los cuales ha llamado conforme a su designio. Porque a los que había conocido de antemano los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo, para que él fuera el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, los llamó; a los que llamó, los justificó; a los que justificó, los glorificó.

RESPONSORlO BREVE
R. El Señor es justo * Y ama la justicia. El Señor.
V. Los buenos verán su rostro. * Y ama la justicia. Gloria al Padre. El Señor.

Magníficat, ant. Cristo se ha hecho para nosotros sabiduría de parte de Dios, justicia, santificación y redención. Y así, está escrito, el que se gloríe, que se gloríe en el Señor.

PRECES
Oremos a Dios Padre todopoderoso, que ha mirado la pequeñez de su siervo san Diego y lo ha exaltado con la corona de la santidad, y digámosle confiados:
Seamos santos porque tú, Señor, eres santo.

Padre santo, que por medio de tu Hijo has abierto a los hombres las puertas de la salvación,
haz que a través de los trabajos de este día que termina, se acreciente nuestra esperanza.

Padre santo, que deseas que vivamos de una manera digna haciendo tu voluntad y buscando tu reino,
haz que te acojamos en cada hombre que sufre y seamos instrumentos de tu paz en el mundo.

Padre santo, que has querido que nos llamemos y seamos hijos tuyos,
haz que la Iglesia santa, extendida por los confines de la tierra, cante tus grandezas.

Padre santo, que llamaste a san Diego al seguimiento de tu Hijo por el camino de la sencillez y la pobreza,
concede a los que se sientan llamados a seguir el proyecto evangélico que san Diego encarnó, responder con igual generosidad y valentía.

Padre santo, al terminar este día te damos gracias por las maravillas que has obrado en tu siervo san Diego,
y te pedimos que recibas a todos nuestros hermanos difuntos en la mansión de la luz y de la paz.

Padre nuestro.

Oración

Dios Altísimo, que derribas del trono a los poderosos y enalteces a los humildes, concédenos imitar la humildad y caridad de san Diego de Alcalá, para hacernos partícipes de su gloria. Por nuestro Señor Jesucristo.

APÉNDICE I:
Himnos en castellano
OFICIO ORDINARIO

Laudes

Como se abrió la mañana
en esplendores del día,
hoy crece en mí la alegría
para alabar al Señor.

Loado, Señor, tú seas
por el sol y por la vida.
Loado, tú, sin medida;
es mi tributo de amor.

Loado, Señor, tú seas
en el agua y en las rosas,
¡Dios mío y todas mis cosas!
Loado siempre, Señor.

Y con Francisco te alabo
hoy con toda criatura.
Que todas de tu hermosura
son pregoneras y honor.

Al Dios que es Trino y es Uno
den alabanza infinita,
que en todo ser está escrita
la grandeza de su amor. Amén.

 

Vísperas

La perfecta alegría
sólo está en el amor,
en un amor capaz de dar la vida.

No la dan las riquezas,
si no es una, Señor:
la de tu amor como única moneda.

No la dan los placeres,
y sí la da el sabor
de recibir de ti mieles y hieles.

Ni la da, no, el orgullo,
sino el ser servidor
de todos y por ti, por darte gusto.

La da la paradoja
de abrazarse al dolor
como tú a tu cruz de sangre y mofa.

La perfecta alegría
se logra en el amor,
en ese amor capaz de dar la vida.

Perfecta como tú, genuina joya,
dánosla ya, Señor,
como una gracia que será tu gloria. Amén.

COMÚN DE SANTOS FRANCISCANOS

 

Laudes

Hermanos, venid gozosos
a celebrar la memoria
de quien hizo de su historia
un holocausto de amor.

 

Y del Seráfico Padre
siguió el ejemplo sincero
de consagrar por entero
su corazón al Señor.

Hoy celebramos su fiesta
sus hermanos, los menores;
y cantando sus loores
pedimos su intercesión.

Que Francisco nos enseña
la oración de la alabanza
al Señor, que es esperanza,
y en sus santos, protección.

Gloria a Dios que es Uno y Trino,
cantad su bondad constante,
que no cesa ni un instante
de ser nuestro bienhechor. Amén.

Vísperas

 

Cuando la tarde declina
hacia el ocaso que llega,
mi alma, Señor, te entrega
su tributo de oración.

Y al celebrar a los santos
que te ofrecieron su vida,
con ellos canta rendida
las finezas de tu amor.

Francisco quiso que fueran
sus hijos agradecidos,
y en alabarte reunidos
en un solo corazón.

Hoy la plegaria que entona
nuestro pecho jubiloso
es el tributo gozoso
de gratitud a tu amor.

Gloria los santos celebren
al Trino y Único Dios.
Gloria nosotros cantemos
uniendo a ellos la voz. Amén.

 

SANTOS VARONES FRANCISCANOS

«¡El Amor no es amado!»  (San Francisco)

Fuiste grito enamorado
de la inefable hermosura
de una increíble locura:
Dios en hombre anonadado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste del dolor flechado
al mirar la horrible muerte
y el cuerpo sangrado, inerte,
de tu Dios crucificado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste tú el anonadado
al alimentar tu vida
con el pan y la bebida
de Jesús sacramentado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste voz, ansia, cuidado
de hacer entender a todos
los hombres, de todos modos,
que sólo existe un pecado:
«¡Ay, que el Amor no es amado!»

Hoy, ya bienaventurado,
en la familia del cielo,
danos repetir tu anhelo
de ver a Dios siempre amado.
«¡Ah, que el Amor sea amado!» Amén.

SANTAS MUJERES FRANCISCANAS

Dichosa tú, que te llamas
hermana de Jesucristo,
y que nutres con su sangre
tu amor al Padre divino,
y amas con él como a hermanos
a todos los redimidos.

 

Dichosa tú, que te llamas
esposa de Jesucristo,
desposada por el Padre
en el amor del Espíritu,
que compartes sus afanes
y sus bienes infinitos.

Dichosa tú, que te llamas,
sí, madre de Jesucristo,
pues en la fe lo concibes
y lo das a luz en hijos
de tu amor a los demás
y tu amor contemplativo.

Dichosa hermana y esposa
y madre de Jesucristo,
pues te llamas lo que eres,
como él mismo lo ha dicho,
y con él reinas y gozas
por los siglos de los siglos. Amén.

Anuncios

Un comentario en “13 de noviembre, san Diego de Alcalá, religioso, I Orden

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s