19 de noviembre, santa Inés de Asís, virgen, II Orden

 

LITURGIA DE LAS HORAS PROPIA DE LA FAMILIA FRANCISCANA

19 de noviembre
SANTA INÉS DE ASÍS,
VIRGEN, II ORDEN
Memoria obligatoria para II Orden
Memoria libre para OFM

Inés, hermana menor de santa Clara, nació en Asís, en 1197. Abandonó la casa paterna quince días después que Clara, en abril de 1211, y abrazó con ella el seguimiento de Jesús pobre y humilde. En 1220 fue enviada a Florencia como abadesa del monasterio de Monticelli, o quizá, al de Monteluce en Perusa, donde estuvo varios años, siempre caritativa y tenaz en la observancia de la forma de vida evangélica. Fue fiel seguidora de su hermana Clara, siempre obediente y afectuosa, de una firmeza de carácter excepcional, especialmente en la observancia de la pobreza. Vuelta a Asís, vivió en el convento de San Damián, donde falleció en 1253, tres meses después que su hermana. Benedicto XIV autorizó su culto en 1762.
Del Común de vírgenes.
Himnos castellanos en el Apéndice I.

Himnos latinos propios en Apéndice II.

Oficio de lectura

SEGUNDA LECTURA
De la carta de santa Inés de Asís, virgen, a su hermana santa Clara
(Cta Inés 1-3.5: Escritos de santa Clara y documentos complementarios, 3 ed., BAC, Madrid 2004, pp. 369-371)

 Un solo cuerpo y un solo espíritu

A su venerable madre y señora en Cristo, distinguida y amadísima señora, a madonna Clara y a toda su comunidad: Inés, humilde y mínima sierva de Cristo.

De tal modo está establecida la condición de todos, que nunca se puede permanecer en el mismo estado; y, cuando alguno cree haber alcanzado la felicidad, entonces se ve sumergido en la desgracia. Por eso has de saber, madre, que mi carne y mi espíritu sufren grandísima tribulación e inmensa tristeza; que me siento sobremanera agobiada y afligida, hasta tal punto que casi no soy capaz de hablar, porque estoy corporalmente separada de vos y de las otras hermanas mías con las que esperaba vivir siempre en este mundo y morir. Ya comenzó esta tribulación, mas no se sabe cuándo terminará; en lugar de disminuir, crece cada día; me ha nacido hace poco, pero no parece acercarse al ocaso; la tengo siempre pegada a mí, y no tiene trazas de querer dejarme. Creía que la vida y la muerte deberían unir en la tierra a quienes tendrán una misma vida en el cielo, y que el mismo sepulcro debería encerrar a quienes tuvieron una misma cuna. Pero, a lo que veo, me había engañado, y ahora vivo angustiada, sola, atribulada por todas partes.

¡Oh mis buenísimas hermanas! Condoleos y llorad conmigo. Os pido que me ayudéis con vuestras piadosas oraciones, para que esta tribulación se me vaya haciendo tolerable y ligera. ¡Oh dulcísima madre y señora!, ¿qué diré, si no tengo la esperanza de volveros a ver con los ojos corporales a vos ni a mis hermanas?

Por una parte no hay quien pueda consolarme de entre mis seres queridos; mas por otra encuentro un gran consuelo, y también vosotras podéis alegraros conmigo por lo mismo, pues he hallado mucha unión, nada de disensiones, muy por encima de cuanto hubiera podido creerse. Todas me han recibido con gran cordialidad y gozo y me han prometido obediencia con devotísima reverencia. Todas ellas se confían a Dios, a vos y a vuestra comunidad, y también yo con ellas me encomiendo a vosotras en todo y por todo, para que os preocupéis solícitamente de mí y de ellas como de hermanas e hijas vuestras.

Quiero que sepáis que tanto yo como ellas queremos observar inviolablemente vuestros consejos y preceptos durante toda nuestra vida.

RESPONSORIO
Cf. Cant 1, 15; Rom 8, 35

R. ¡Qué hermosa eres, virgen de Cristo! * Tú que has merecido recibir la corona del Señor.
V. Nadie podrá quitarte la palma de la virginidad ni separarte del amor de Cristo. * Tú que has merecido.

La oración como en Laudes.

Laudes

HIMNO

Santa Inés gloriosa,
virgen esforzada
que seguiste a Cristo
y a tu hermana Clara,
con el mismo empeño
con iguales ansias.

Desoíste el grito
de la noble sangre
que quiso oponerse
a que te abrazases
con tanta pobreza,
con tantos azares.

Fuiste la primicia
de la Orden naciente
que daría al mundo
como una corriente
de grandes virtudes,
de grandes laureles.

Inés te llamaron
por ser del Cordero
la esposa ferviente,
que, con gran denuedo,
soportó violencias
y venció en el duelo.

Intrépida y firme
conduces más tarde
a muchas hermanas
con igual coraje,
pues de ti aprendieron
grandes ideales.

Ahora Dios trino
ha puesto en tu frente
corona preciosa
de ricos joyeles.
¡Gloria y alabanza
al Omnipotente! Amén.

Benedictus, ant. Dejaste a tus padres: te otorgará una recompensa colmada el Señor, tu Dios, a quien te acercaste, bajo cuyas alas viniste a refugiarte.

Oración

Señor, Dios nuestro, por intercesión de santa Inés de Asís, que fue modelo de vida franciscana y ejemplo para muchas almas consagradas, concédenos emular su santidad en la tierra y gozar de su compañía en el cielo. Por nuestro Señor Jesucristo.

Vísperas

HIMNO

I

Inés, virgen generosa,
te entregaste sin tardanza,
saliste a unirte al Esposo
siguiendo a tu hermana Clara.

Se adueñó de ti el amor
del que es el Bien de los bienes,
ya nada pudo arrancarte
de los brazos del más Fuerte.

Firme en tu santo propósito,
a Cristo pobre abrazada,
en el amar y el sufrir
fuiste luz de tus hermanas.

¡Qué lumbre daba a tu rostro
la pobreza y penitencia!
¡Todo, fineza de amor,
y el amor, tu recompensa!

Desde la gloria alcanzada,
ayúdanos a ser fieles,
con el amor encendido
hasta que el Esposo llegue!

Nuestra alabanza y amor
a Dios Padre y a su Hijo,
que por el don de su Espíritu
nos hacen sus templos vivos. Amén.

II

Virgen entre las prudentes,
siguiendo a tu hermana Clara
al encuentro del Esposo,
llevas tu encendida lámpara.

Te abrasa la caridad,
no cede al dolor tu mente
e insensible a todo mal,
te haces cada vez más fuerte.

Llegas a domar tu cuerpo
de aspereza y sueño escaso,
a veces un poco de agua
y un trozo de pan amargo.

Sin embargo, ¡qué alegría
se ve en tu rostro modesto!
¡Qué gozo en el corazón
que llena Dios en secreto!

El alma vuela a lo alto
y no piensa en lo terreno,
y cual si el cuerpo dejara,
se posesiona del cielo.

Ya estás en sitial supremo.
Mira desde allí a tus fieles
y danos seguir tu senda
hacia Cristo, Rey de reyes.

Sea rendido el honor
así al Padre como al Hijo
como al Espíritu Santo,
por los siglos de los siglos. Amén.

Magníficat, ant. Mi amado es para mí y yo soy para mi amado, que se deleita entre las rosas. Encontré al amor de mi alma; lo abracé y no lo soltaré.

Oración

Señor, Dios nuestro, por intercesión de santa Inés de Asís, que fue modelo de vida franciscana y ejemplo para muchas almas consagradas, concédenos emular su santidad en la tierra y gozar de su compañía en el cielo. Por nuestro Señor Jesucristo.

APÉNDICE I:
Himnos en castellano
OFICIO ORDINARIO

Laudes

Como se abrió la mañana
en esplendores del día,
hoy crece en mí la alegría
para alabar al Señor.

Loado, Señor, tú seas
por el sol y por la vida.
Loado, tú, sin medida;
es mi tributo de amor.

Loado, Señor, tú seas
en el agua y en las rosas,
¡Dios mío y todas mis cosas!
Loado siempre, Señor.

Y con Francisco te alabo
hoy con toda criatura.
Que todas de tu hermosura
son pregoneras y honor.

Al Dios que es Trino y es Uno
den alabanza infinita,
que en todo ser está escrita
la grandeza de su amor. Amén.

Vísperas

La perfecta alegría
sólo está en el amor,
en un amor capaz de dar la vida.

No la dan las riquezas,
si no es una, Señor:
la de tu amor como única moneda.

No la dan los placeres,
y sí la da el sabor
de recibir de ti mieles y hieles.

Ni la da, no, el orgullo,
sino el ser servidor
de todos y por ti, por darte gusto.

La da la paradoja
de abrazarse al dolor
como tú a tu cruz de sangre y mofa.

La perfecta alegría
se logra en el amor,
en ese amor capaz de dar la vida.

Perfecta como tú, genuina joya,
dánosla ya, Señor,
como una gracia que será tu gloria. Amén.

COMÚN DE SANTOS FRANCISCANOS

Laudes

Hermanos, venid gozosos
a celebrar la memoria
de quien hizo de su historia
un holocausto de amor.

Y del Seráfico Padre
siguió el ejemplo sincero
de consagrar por entero
su corazón al Señor.

Hoy celebramos su fiesta
sus hermanos, los menores;
y cantando sus loores
pedimos su intercesión.

Que Francisco nos enseña
la oración de la alabanza
al Señor, que es esperanza,
y en sus santos, protección.

Gloria a Dios que es Uno y Trino,
cantad su bondad constante,
que no cesa ni un instante
de ser nuestro bienhechor. Amén.

Vísperas

Cuando la tarde declina
hacia el ocaso que llega,
mi alma, Señor, te entrega
su tributo de oración.

Y al celebrar a los santos
que te ofrecieron su vida,
con ellos canta rendida
las finezas de tu amor.

Francisco quiso que fueran
sus hijos agradecidos,
y en alabarte reunidos
en un solo corazón.

Hoy la plegaria que entona
nuestro pecho jubiloso
es el tributo gozoso
de gratitud a tu amor.

Gloria los santos celebren
al Trino y Único Dios.
Gloria nosotros cantemos
uniendo a ellos la voz. Amén.

SANTOS VARONES FRANCISCANOS

«¡El Amor no es amado!» (San Francisco)

Fuiste grito enamorado
de la inefable hermosura
de una increíble locura:
Dios en hombre anonadado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste del dolor flechado
al mirar la horrible muerte
y el cuerpo sangrado, inerte,
de tu Dios crucificado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste tú el anonadado
al alimentar tu vida
con el pan y la bebida
de Jesús sacramentado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste voz, ansia, cuidado
de hacer entender a todos
los hombres, de todos modos,
que sólo existe un pecado:
«¡Ay, que el Amor no es amado!»

Hoy, ya bienaventurado,
en la familia del cielo,
danos repetir tu anhelo
de ver a Dios siempre amado.
«¡Ah, que el Amor sea amado!» Amén.

SANTAS MUJERES FRANCISCANAS

Dichosa tú, que te llamas
hermana de Jesucristo,
y que nutres con su sangre
tu amor al Padre divino,
y amas con él como a hermanos
a todos los redimidos.

Dichosa tú, que te llamas
esposa de Jesucristo,
desposada por el Padre
en el amor del Espíritu,
que compartes sus afanes
y sus bienes infinitos.

Dichosa tú, que te llamas,
sí, madre de Jesucristo,
pues en la fe lo concibes
y lo das a luz en hijos
de tu amor a los demás
y tu amor contemplativo.

Dichosa hermana y esposa
y madre de Jesucristo,
pues te llamas lo que eres,
como él mismo lo ha dicho,
y con él reinas y gozas
por los siglos de los siglos. Amén.

APÉNDICE II
Himnos en latín
OFICIO ORDINARIO
19 de noviembre
Santa Inés de Asís

Laudes

Agnes, nobílium glória vírginum,
quae nunc in súperis ínclita sédibus
regnas, en méritae nos tibi pándimus
laetis gáudia cánticis.

Quantis haec páteat vita perículis,
noscens, quamque hóminum corda poténtibus
mundus blandítiis áttrahat, éxpetis
prudens ómnia línquere.

Te germána praeit Clara, facem ferens,
vanásque illécebras spérnere saeculi
haud ignára docet; tu pátrios lares,
fastum, cómmoda déseris.

Indúta hinc rígidis véstibus, únice
ut Christo pláceas, prótinus Órdinem
Francísci ingréderis, quaeris et árduam
vitae cúrrere sémitam.

Tu, qui cuncta regis, mitis ades, Deus:
Agnétis méritis cárpere nos iter
virtútis tríbuas, detur ut ómnibus
caeli praemia cónsequi. Amen.

Vísperas

Virgo de prudéntibus,
Clarae soróris áemula,
Sponso tuo fis óbvia
gerens corúscam lámpadem.

Fervens te adúrit cáritas,
et mens dolóri cédere
malísque cunctis néscia,
fit sustinéndo fórtior.

Dum membra vestis dúrior
brevísque somnus édomat,
tibi dat unda póculum
cibúmque panis áfficit.

Sed qualis o iucúnditas,
pudíco in ore cérnitur.
Quae mira cordi gáudia
largítur abstinéntia.

Mens astra scandit libere
imámque terram déspicit;
ferme ac relictis ártubus
caelo potítur spíritus.

Tu iam supérnam póssidens
sedem, cliéntes áspice:
tutámque nos per sémitam
duc ad supérna praemia.

Sit increáto débitum
decus Parénti et Fílio,
cum Spíritu Paráclito,
in saeculórum saecula. Amen.

Anuncios

2 comentarios en “19 de noviembre, santa Inés de Asís, virgen, II Orden

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s