28 de noviembre, san Jaime de Las Marcas, presbítero, I Orden

San Jaime de Las Marcas

LITURGIA DE LAS HORAS PROPIO DE LA FAMILIA FRANCISCANA

28 de noviembre
SAN JAIME DE LAS MARCAS,
PRESBÍTERO, I ORDEN

Memoria obligatoria para OFM
Memoria libre para
OFMCap

Jaime nació en Monteprandone (Ascoli Piceno), en el centro de Italia, en 1394. Después de estudiar leyes en Pisa, ingresó en los Hermanos Menores y se dedicó especialmente al estudio de la teología. Ordenado presbítero, consagró el resto de su vida a la predicación. Recorrió casi toda Italia y Europa predicando las verdades de la fe y la moral cristiana, y propagando la devoción al Nombre de Jesús. Fue verdadero maestro de la predicación, que ponía al servicio del pueblo y de la salvación de los hombres y conversión de los herejes. Rechazó el ofrecimiento del Arzobispado de Milán y fue consejero de papas y emperadores. Murió en Nápoles en 1476 a la edad de 85 años. Fue canonizado por Benedicto XIII en 1726.
Jaime de Las Marcas es, con san Juan de Capistrano, san Bernardino de Siena y Alberto de Sarteano una de las cuatro columnas de la gran reforma de la Observancia franciscana del siglo XV, que se propuso el retorno a los orígenes del franciscanismo.
Del Común de pastores o de santos varones: para los religiosos.
Himnos castellanos propios en el Apéndice I.

Oficio de lectura

SEGUNDA LECTURA
De los Sermones de san Jaime de Las Marcas, presbítero
(Sermo 23: Sermones dominicales I, Faconara Marítima, 1978, pp 377-379)

La Palabra de Dios es más preciosa que el oro

Otra cayó en tierra buena, y después de brotar, dio fruto al ciento por uno. Es decir, que la palabra de Dios, cuando desciende sobre los corazones de los fieles, saturados de la dulzura del Espíritu, produce la contrición de los pecados, la violeta de la humildad, la rosa de la caridad, el lirio de la castidad, el temor santo y el amor, el anhelo del cielo, el desprendimiento de los bienes de este mundo, el encanto de la virtud.

¡Oh regalada y augusta palabra de Dios! Tú iluminas los corazones de los fieles: tú consuelas a los tristes; tú colmas de bondad a las almas y desarrollas en ellas todas las virtudes; tú arrebatas de las fauces del enemigo a los pecadores, justificas a los impíos, y a los mundanos los haces santos.

¿Dónde te sientes llamado a ser santo? En la predicación. ¿Cuándo te dispones a llorar tus pecados? Acudiendo a la predicación. ¿Cómo te mueves a perdonar las injurias? Con la predicación. ¿En qué instante refuerzas tu voluntad? Al escuchar la predicación. ¿Por qué te hiciste paciente y ganaste tu alma que se precipitaba hacia el mal? Por acercarte a la predicación. ¿Cómo adquiriste el conocimiento de Dios? Por la predicación. Los perversos, ¿por qué se santifican? Por escuchar la predicación. ¿A qué es debido que se alejen los peligros, los homicidios, las fornicaciones, las traiciones, los odios y otras cosas semejantes? A que se oye la predicación. ¿Por qué se mantiene la fe en el pueblo? Por la predicación. En verdad, quienes no escuchan la palabra de Dios se asemejan a las bestias. ¿Qué extermina la herejía y destierra el error? La predicación. ¿Quién dirige al mundo hacia la conversión? La predicación. ¿A qué envió Cristo a los apóstoles? A predicar. ¿Quién siembra la gracia y la virtud en las almas? La predicación, porque no sois vosotros los que habláis.

¡Oh celestial palabra de Dios, más preciosa que el oro! Dichosos los que con agrado prestan oídos a su mensaje, porque tú eres el sol que alumbra a toda la tierra. Asegura Bernardo: «La palabra de Dios debe escucharse con benevolencia, y cuanto sirva para la salvación de las almas ha de conservarse con solicitud. Y no como palabra de hombres, sino como palabra de Dios ha de cuidarse toda recriminación, requerimiento y aliento cuando se acerca a nosotros.» El que descuida la palabra de Dios es como el sembrador negligente, que desperdicia la simiente al ir esparciéndola por sus campos sin el esmero debido. Por eso mismo, agrega Agustín: «Os pregunto, hermanos y hermanas mías, decidme: ¿qué es más importante, el cuerpo de Cristo o la palabra de Dios? Si me contestáis, estaréis conmigo en afirmar que no es menos importante la palabra de Dios que el cuerpo de Cristo. Pues no será menos culpable el que menosprecia la palabra de Dios, que aquel hombre que arroja por el suelo el cuerpo de Cristo.

RESPONSORIO                                                                                                   2Tm 4, 2; Rm 10, 15
R. Proclama la Palabra, insiste a tiempo y a destiempo; arguye, reprocha, exhorta, con toda magnanimidad y doctrina. * Tú sé sobrio en todo, soporta los padecimientos, cumple tu tarea de evangelizador.
V. ¡Qué hermosos son los pies de los que anuncian la Buena Noticia! * Tú sé sobrio.

La oración como en Laudes.

Laudes

HIMNO

San Jaime de Las Marcas, varón justo,
de la mies del Señor fiel operario,
a la ciencia juntaste la virtud,
sobriedad y oración, al celo santo.

Reviviste el carisma de Francisco
sin entibiarlo por tus muchos años.
Brasa de amor divino en cuerpo y alma,
su hoguera propagabas a tu paso.

Luz y brazo de reyes y pontífices,
espada y voz de Dios eran tus labios;
denunciabas el mal, lo combatías,
nunca humanas grandezas te arredraron.

Siguiendo los mandatos del Maestro,
naciones recorriste a pie descalzo,
sin bolsa, cual cordero entre los lobos,
con el poder de Dios tan sólo armado.

Para todos su reino y salvación
en nombre de Jesús fuiste anunciando;
porque en Dios reviviesen los perdidos,
no te ahorraste fatigas ni trabajos.

Tú que a tantos el gozo devolviste
de verse perdonados, bienamados,
danos el no perder el amor puro
que honra y sirve a Dios Trino y al hermano. Amén.

Benedictus, ant. Manifestó a los hombres el nombre de Jesús y les anunció la palabra recibida de Dios.

Oración

Dios generoso en clemencia, que, para la salvación de los hombres y conversión de los pecadores, confiaste la predicación de tu Evangelio a san Jaime de Las Marcas, concédenos, por sus méritos, el verdadero arrepentimiento de nuestras culpas y la gracia de la eterna salvación. Por nuestro Señor Jesucristo.

Vísperas

Magníficat, ant. Se entregó a Dios de todo corazón y en tiempos violentos fue compasivo.

APÉNDICE I:
Himnos en castellano
OFICIO ORDINARIO

Laudes

Como se abrió la mañana
en esplendores del día,
hoy crece en mí la alegría
para alabar al Señor.

Loado, Señor, tú seas
por el sol y por la vida.
Loado, tú, sin medida;
es mi tributo de amor.

Loado, Señor, tú seas
en el agua y en las rosas,
¡Dios mío y todas mis cosas!
Loado siempre, Señor.

Y con Francisco te alabo
hoy con toda criatura.
Que todas de tu hermosura
son pregoneras y honor.

Al Dios que es Trino y es Uno
den alabanza infinita,
que en todo ser está escrita
la grandeza de su amor. Amén.

Vísperas

La perfecta alegría
sólo está en el amor,
en un amor capaz de dar la vida.

No la dan las riquezas,
si no es una, Señor:
la de tu amor como única moneda.

No la dan los placeres,
y sí la da el sabor
de recibir de ti mieles y hieles.

Ni la da, no, el orgullo,
sino el ser servidor
de todos y por ti, por darte gusto.

La da la paradoja
de abrazarse al dolor
como tú a tu cruz de sangre y mofa.

La perfecta alegría
se logra en el amor,
en ese amor capaz de dar la vida.

Perfecta como tú, genuina joya,
dánosla ya, Señor,
como una gracia que será tu gloria. Amén.

COMÚN DE SANTOS FRANCISCANOS

Laudes

Hermanos, venid gozosos
a celebrar la memoria
de quien hizo de su historia
un holocausto de amor.

Y del Seráfico Padre
siguió el ejemplo sincero
de consagrar por entero
su corazón al Señor.

Hoy celebramos su fiesta
sus hermanos, los menores;
y cantando sus loores
pedimos su intercesión.

Que Francisco nos enseña
la oración de la alabanza
al Señor, que es esperanza,
y en sus santos, protección.

Gloria a Dios que es Uno y Trino,
cantad su bondad constante,
que no cesa ni un instante
de ser nuestro bienhechor. Amén.

Vísperas

Cuando la tarde declina
hacia el ocaso que llega,
mi alma, Señor, te entrega
su tributo de oración.

Y al celebrar a los santos
que te ofrecieron su vida,
con ellos canta rendida
las finezas de tu amor.

Francisco quiso que fueran
sus hijos agradecidos,
y en alabarte reunidos
en un solo corazón.

Hoy la plegaria que entona
nuestro pecho jubiloso
es el tributo gozoso
de gratitud a tu amor.

Gloria los santos celebren
al Trino y Único Dios.
Gloria nosotros cantemos
uniendo a ellos la voz. Amén.

SANTOS VARONES FRANCISCANOS

«¡El Amor no es amado!»  (San Francisco)

Fuiste grito enamorado
de la inefable hermosura
de una increíble locura:
Dios en hombre anonadado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste del dolor flechado
al mirar la horrible muerte
y el cuerpo sangrado, inerte,
de tu Dios crucificado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste tú el anonadado
al alimentar tu vida
con el pan y la bebida
de Jesús sacramentado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste voz, ansia, cuidado
de hacer entender a todos
los hombres, de todos modos,
que sólo existe un pecado:
«¡Ay, que el Amor no es amado!»

Hoy, ya bienaventurado,
en la familia del cielo,
danos repetir tu anhelo
de ver a Dios siempre amado.
«¡Ah, que el Amor sea amado!» Amén.

SANTAS MUJERES FRANCISCANAS

Dichosa tú, que te llamas
hermana de Jesucristo,
y que nutres con su sangre
tu amor al Padre divino,
y amas con él como a hermanos
a todos los redimidos.

Dichosa tú, que te llamas
esposa de Jesucristo,
desposada por el Padre
en el amor del Espíritu,
que compartes sus afanes
y sus bienes infinitos.

Dichosa tú, que te llamas,
sí, madre de Jesucristo,
pues en la fe lo concibes
y lo das a luz en hijos
de tu amor a los demás
y tu amor contemplativo.

Dichosa hermana y esposa
y madre de Jesucristo,
pues te llamas lo que eres,
como él mismo lo ha dicho,
y con él reinas y gozas
por los siglos de los siglos. Amén.

Anuncios

Acerca de OFS Avilés

Fraternidad de la Orden Franciscana Seglar de San Antonio de Avilés (Spain)
Esta entrada fue publicada en Año Santo Franciscano, I Orden. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s