Viaje del espíritu, viaje de paz

Viaje del espíritu, viaje de paz

Benedicto XVI recibe en audiencia a los participantes en el encuentro de Asís

«El viaje del espíritu es siempre un viaje de paz». Este es, según Benedicto XVI, el mensaje más auténtico surgido del encuentro de Asís, que se concluyó en la tarde de ayer, jueves 27 de octubre, con el compromiso común renovado por los líderes religiosos mundiales y por los representantes de los no creyentes  reunidos en la plaza inferior de San Francisco.

El Papa habló sobre ello el viernes 28 por la mañana, encontrando de nuevo, esta vez en el Vaticano, a los representantes de las diversas religiones que peregrinaron de viaje con él.

Un encuentro, dijo, que «representa los miles de millones de hombres y de mujeres en el mundo activamente comprometidos en la promoción de la justicia y de la paz». Pero también un signo de la amistad y de la fraternidad «que son fruto de los esfuerzos de tantos pioneros en este  tipo de diálogo». De aquí el deseo de «que la amistad siga creciendo entre todos los seguidores de las religiones del mundo y con los hombres y las mujeres de buena voluntad por doquier».

El pensamiento de Benedicto XVI se dirigió al Papa Wojtyła: «Mirando hacia atrás —afirmó— podemos apreciar la previsión del difunto Papa Juan Pablo II al anunciar el primer encuentro de Asís y la necesidad constante de los hombres y de las mujeres de distintas religiones de testimoniar que el viaje del espíritu es siempre un viaje de paz».

Al volver a la experiencia vivida en la ciudad de san Francisco, el Pontífice se mostró seguro de que se ha tratado de un acontecimiento «significativo para la causa de la paz», precisamente por la voluntad de reencontrarse juntos así manifestada por «muchos hombres y mujeres, inspirados por sus convicciones más profundas», quienes reivindicaron el compromiso de actuar «por el bien de la familia humana».

Un concepto retomado más tarde por el cardenal secretario de Estado Tarcisio Bertone al final del almuerzo ofrecido a los delegados en el atrio del Aula Pablo VI. Refiriéndose a la diferencia entre el ambiente frenético de la ciudad de Roma, que hospeda a los delegados este día, y la serenidad experimentada el día anterior en la ciudad umbra, el purpurado hizo notar cómo este cambio permite vislumbrar «la complejidad del mundo que con sus riquezas y sus contradicciones espera nuestro testimonio de paz». Testimonio que el Pontífice había encomendado sobre todo a las nuevas generaciones, en las que «son muchísimos —había dicho ayer tarde al dejar Asís— los que se comprometen por superar violencias y divisiones».

29 de octubre de 2011
Anuncios

Acerca de OFS Avilés

Fraternidad de la Orden Franciscana Seglar de San Antonio de Avilés (Spain)
Esta entrada fue publicada en Benedicto XVI. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s