Entrevista a la nueva postulante del Convento de las Clarisas de Lorca

Entrevista a la nueva postulante del Convento de las Clarisas de Lorca

“Como es la mejor parte de mi vida, quiero entregársela a Dios”

“Antes del terremoto, ya sabía que iba a entrar”. Para la nueva postulante del Convento de las Clarisas de Lorca, Fátima Martínez-Tafalla, el terremoto no ha sido ningún impedimento para entregarse al Señor. A pesar de la difícil situación a la que se enfrentan las Clarisas tras los seísmos, Fátima hacía su entrada en el convento el pasado 3 de julio, decidida a ofrecerle su vida a Dios. A sus 18 años, se siente feliz de haber encontrado su vocación y asegura que “es lo más hermoso y lo mejor que puede pasarle a una persona”. Con gran alegría, ayer pudo compartir su testimonio acompañando a los jóvenes que visitaron el Convento con motivo del Encuentro de Alumnos de Religión que organizó en Lorca la Delegación Episcopal de Enseñanza.

-¿Cómo surge tu vocación?

– Mi familia está muy unida a la comunidad. A los 13 años quise hacer una experiencia y la verdad es que salí muy marcada. Desde entonces venía los domingos a acompañarlas en misa con el violín. Fui cogiendo confianza, descubriendo que aquí estaba en la gloria, que era donde el Señor me llamaba, como cuando tienes un novio y estás a gusto con él, pues así. Descubrí que era mi sitio y me decidí a entrar.

– Después vendría el período de discernimiento.  Entraste poco después de los terremotos del 11 de mayo; una catástrofe así puede llevar a replantearse la vida de una persona. ¿Qué te impulsó a entrar, influyeron en algún sentido los acontecimientos desatados tras los seísmos?

– Yo quería entrar el año pasado, pero al final terminé 2º de Bachiller. Iba a entrar este año, en verano, y aunque ocurrió el terremoto yo lo tenía claro. Yo antes del terremoto ya sabía que iba a entrar.

– ¿Cómo está siendo este tiempo de postulantado ante la realidad que estáis viviendo?

– Ahora mismo hay una situación algo difícil para la comunidad, pero es también una experiencia para mi vocación fuerte. Ves también cómo se sale en los momentos de apuro, la esperanza y el volver a empezar, apoyando a la comunidad.

– Eso comentaba ayer una de las Hermanas en la visita de los alumnos de Religión al Convento, que se trata de “reconstruir las iglesias, pero a la vez reconstruir también la fe”.

-Sí, así es. Se cayó el convento, pero el Señor nos preparó una casa. El Señor aprieta pero no ahoga.

-Te refieres a esta casa que tenéis al lado, ¿es ahí donde estáis viviendo ahora?

-Si, en esas dependencias (señala frente al convento). En unos salones nuevos que se construyeron antes del terremoto.

-Estáis siendo un gran testimonio de fe y esperanza. Debió de ser doloroso ver en sólo unos minutos el convento destrozado. ¿cómo estáis consiguiendo rehacer vuestra vida y hacer frente a tantas dificultades sin perder la sonrisa?

-La Madre es una persona con mucho tesón. Al principio la verdad es que se desplomó un poco, pero nuestra vida es la oración y poco a poco, en la oración encontrábamos la fuerza para salir adelante; ella en primer lugar y así animando a la comunidad. También ha sido una alegría la campaña que han hecho del céntimo solidario los Regantes de Alicante y Almería, nos animó mucho ver que había gente que nos iba a ayudar en la reconstrucción del convento.

-Eres muy joven, tal vez ha habido gente que te ha dicho que si lo has pensado bien, que si no te da pena renunciar a otras cosas de la vida. ¿qué es lo que te ha animado a entregar tu vida a Dios?

-Mucha gente decía que me esperase un poco, que era la mejor parte de mi vida, la juventud, o que iba a ser una pérdida de tiempo. Pero yo pienso que como es la mejor parte de mi vida, quiero entregársela a Dios y es lo más hermoso y lo mejor que puede pasarle a una persona, encontrar la vocación. Para mí no es una pérdida de vida, sino que es el mejor empleo de mi vida y así lo ha querido Dios.

-¿Qué le pides al Señor para tu vocación, para este tiempo de preparación que tienes por delante?

-Le pido perseverancia y cumplir su voluntad en cada momento de la vida; dentro de mi vocación, hacer lo que Él me pida.

-Ayer pudiste compartir tu testimonio con muchos jóvenes que en el Encuentro de Alumnos de Religión visitaron vuestro convento, ¿cómo vivisteis esta experiencia?

-Pregunté de dónde eran y sorprendía que venían de Yecla, de Cieza. La gente estaba muy solidarizada. Ves que la gente en el fondo tiene esperanza de que esto se puede reconstruir y eso anima. Que la gente de fuera esté apoyando es importante.

-¿Qué mensaje querrías dejar para la Diócesis?

-Que todos juntos estemos unidos en la oración, para poder recuperar Lorca en cuanto antes.

http://revistaecclesia.com/content/view/30332/1/
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s