Liturgia de las horas propio de la Familia Franciscana

Beata Angela Salawa12 de marzo
BEATA ÁNGELA SALAWA,
VIRGEN, III ORDEN

Memoria libre para OFMConv, TOR y OFS
Conmemoración en Cuaresma

Nació el 9 de septiembre de 1881 en Siepraw, cerca de Cracovia, ciudad a la que se trasladó en 1897 para dedicarse al servicio doméstico. Comprendió que Dios la llamaba a santificarse como seglar, en medio de las dificultades de la vida, participando en la pasión del Señor. Entró en la Tercera Orden Franciscana y se distinguió por su ferviente piedad para con Dios, su paciencia, pobreza y castidad virginal. Fue agraciada con dones místicos, a los cuales alude en el Diario espiritual que escribió por obediencia. Murió el 12 de marzo de 1922 en Cracovia. Sus restos descansan en la iglesia de San Francisco. Fue beatificada por Juan Pablo II el 13 de agosto de 1991, en Cracovia.
Del Común de vírgenes.
Himnos castellanos en el apéndice I.

Oficio de lectura

SEGUNDA LECTURA
Del Diario espiritual de la beata Ángela Salawa, virgen
(Núms. 3-9: Archivo General OFMConv)

Llamada a santificarse en el servicio doméstico

Después de haber examinado mi vida, creo que me hallo en el estado al que Dios me llamaba desde mi infancia, pues, desde que conocí el mundo, sentí siempre una gran atracción por el sufrimiento y la pobreza.

Ya desde niña, sentía en mi alma que sólo en una condición humilde podría corresponder a la gracia de Dios. Y por eso elegí espontáneamente el trabajo del servicio doméstico, tras haber renunciado a la fortuna que se me ofrecía, con la confianza de que, perseverando en esta humilde condición, correspondería a la voluntad de Dios.

De ello se deriva que he de amar sincera y concretamente cualquier situación de indigencia que ahora se me presente, para responder mejor a la primera atracción de la infancia. Además, me suceda lo que me suceda en la vida, he de tratar de corresponder a esa gracia, aunque sea muy dificil. De hecho, sentía siempre que Dios esperaba aún más de mi alma.

Recuerdo estas palabras: No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido… De ellas deduzco que Dios, ciertamente, me destinó a recorrer este camino ya desde niña. Y siento que no me está permitido en absoluto desear un camino más fácil, porque sólo respondiendo a una gracia tan excelsa se realizarán en mi vida estas palabras: Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis, y los oídos que escuchan lo que vosotros escucháis.

Éstas son las indicaciones a seguir en el camino que Dios ha trazado durante el tiempo de mi vida: en las diversas dificultades y penas provocadas por los hombres, son necesarios la firmeza, una energía adecuada, un oportuno silencio, la paciencia, la calma tranquila, la comprensión para con los demás; y, si es posible, buscar la justicia.

Si me comporto así, entonces habré de abandonarme aún más en Dios y, con todas mis fuerzas, tratar de no albergar en el alma amargura alguna, recordando especialmente que la vida del alma cristiana se compone de estas cosas.

Tengo que convencerme de que éste es mi camino y la meta de mi vida: razonando así, podré aceptarlo todo con más tranquilidad y mayor provecho para el alma; y en el momento de la muerte podré decir: Todo está cumplido.

RESPONSORIO                                                                                             Flp 2,2-4; lTes 5, 14.15
R. Manteneos en el amor, y considerad siempre superiores a los demás. * No os encerréis en vuestros intereses, sino buscad todos el interés de los demás.
V. Sostened a los débiles, sed pacientes con todos; esmeraos siempre en haceros el bien unos a otros y a todos. * No os encerréis en vuestros intereses, sino buscad todos el interés de los demás

La oración como en Laudes.

Laudes

Benedictus, ant. Esta es la virgen prudente que, unida a Cristo, resplandece como el sol en el reino celestial.

Oración

Padre bueno, concédenos el espíritu de humildad y amor con el que la beata Ángela se ofreció a sí misma como sacrificio vivo y santo agradable a tus ojos, y haz que, por su intercesión, progresemos en la novedad de la vida evangélica, para conformarnos así a Cristo, tu Hijo. Que vive y reina contigo.

Vísperas

Magníficat, ant. Ven, esposa de Cristo, recibe la corona eterna que el Señor te tiene preparada.

APÉNDICE I:
Himnos en castellano
OFICIO ORDINARIO

Laudes

Como se abrió la mañana
en esplendores del día,
hoy crece en mí la alegría
para alabar al Señor.

Loado, Señor, tú seas
por el sol y por la vida.
Loado, tú, sin medida;
es mi tributo de amor.

Loado, Señor, tú seas
en el agua y en las rosas,
¡Dios mío y todas mis cosas!
Loado siempre, Señor.

Y con Francisco te alabo
hoy con toda criatura.
Que todas de tu hermosura
son pregoneras y honor.

Al Dios que es Trino y es Uno
den alabanza infinita,
que en todo ser está escrita
la grandeza de su amor. Amén.

Vísperas

La perfecta alegría
sólo está en el amor,
en un amor capaz de dar la vida.

No la dan las riquezas,
si no es una, Señor:
la de tu amor como única moneda.

No la dan los placeres,
y sí la da el sabor
de recibir de ti mieles y hieles.

Ni la da, no, el orgullo,
sino el ser servidor
de todos y por ti, por darte gusto.

La da la paradoja
de abrazarse al dolor
como tú a tu cruz de sangre y mofa.

La perfecta alegría
se logra en el amor,
en ese amor capaz de dar la vida.

Perfecta como tú, genuina joya,
dánosla ya, Señor,
como una gracia que será tu gloria. Amén.

COMÚN DE SANTOS FRANCISCANOS

Laudes

Hermanos, venid gozosos
a celebrar la memoria
de quien hizo de su historia
un holocausto de amor.

Y del Seráfico Padre
siguió el ejemplo sincero
de consagrar por entero
su corazón al Señor.

Hoy celebramos su fiesta
sus hermanos, los menores;
y cantando sus loores
pedimos su intercesión.

Que Francisco nos enseña
la oración de la alabanza
al Señor, que es esperanza,
y en sus santos, protección.

Gloria a Dios que es Uno y Trino,
cantad su bondad constante,
que no cesa ni un instante
de ser nuestro bienhechor. Amén.

Vísperas

Cuando la tarde declina
hacia el ocaso que llega,
mi alma, Señor, te entrega
su tributo de oración.

Y al celebrar a los santos
que te ofrecieron su vida,
con ellos canta rendida
las finezas de tu amor.

Francisco quiso que fueran
sus hijos agradecidos,
y en alabarte reunidos
en un solo corazón.

Hoy la plegaria que entona
nuestro pecho jubiloso
es el tributo gozoso
de gratitud a tu amor.

Gloria los santos celebren
al Trino y Único Dios.
Gloria nosotros cantemos
uniendo a ellos la voz. Amén.

SANTOS VARONES FRANCISCANOS

«¡El Amor no es amado!» (San Francisco)

Fuiste grito enamorado
de la inefable hermosura
de una increíble locura:
Dios en hombre anonadado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste del dolor flechado
al mirar la horrible muerte
y el cuerpo sangrado, inerte,
de tu Dios crucificado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste tú el anonadado
al alimentar tu vida
con el pan y la bebida
de Jesús sacramentado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste voz, ansia, cuidado
de hacer entender a todos
los hombres, de todos modos,
que sólo existe un pecado:
«¡Ay, que el Amor no es amado!»

Hoy, ya bienaventurado,
en la familia del cielo,
danos repetir tu anhelo
de ver a Dios siempre amado.
«¡Ah, que el Amor sea amado!» Amén.

SANTAS MUJERES FRANCISCANAS

Dichosa tú, que te llamas
hermana de Jesucristo,
y que nutres con su sangre
tu amor al Padre divino,
y amas con él como a hermanos
a todos los redimidos.

Dichosa tú, que te llamas
esposa de Jesucristo,
desposada por el Padre
en el amor del Espíritu,
que compartes sus afanes
y sus bienes infinitos.

Dichosa tú, que te llamas,
sí, madre de Jesucristo,
pues en la fe lo concibes
y lo das a luz en hijos
de tu amor a los demás
y tu amor contemplativo.

Dichosa hermana y esposa
y madre de Jesucristo,
pues te llamas lo que eres,
como él mismo lo ha dicho,
y con él reinas y gozas
por los siglos de los siglos. Amén.

Anuncios

Acerca de OFS Avilés

Fraternidad de la Orden Franciscana Seglar de San Antonio de Avilés (Spain)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s