12 de junio, beatos Antonino Bajewski, presbítero, y compañeros, mártires, I Orden

beatos Antonin Bajewski y compañeros martires

12 de junio
BEATOS ANTONINO BAJEWSKI, PRESBÍTERO,
Y COMPAÑEROS, 
MÁRTIRES, I ORDEN

Memoria libre para OFMConv

Un grupo de Hermanos Menores Conventuales, con Antonino Bajewski al frente, fueron martirizados, entre los años 1940-1943, durante la persecución nazi de la II Guerra mundial. Antonino, nacido en 1915, ingresó de joven en la Orden de los Hermanos Menores Conventuales, y fue ordenado de presbítero. Fue uno de los más cercanos colaboradores de san Maximiliano María Kolbe. A pesar de su juventud, se destacó por su fe profunda y viva. Contaba 25 años cuando fue arrestado el 17 de febrero de 1940, y trasladado al campo de concentración de Auschwitz, donde vivió en condiciones inhumanas. En medio de los sufrimientos solía repetir: «Quiero ser clavado con Cristo en la cruz». Al acercarse la muerte pidió a uno de los prisioneros: «Cuenta a mis hermanos que he muerto aquí, fiel a Cristo y a la Inmaculada». Entregó su vida como holocausto de amor el 8 de mayo de 1941.
Junto a él sufrieron las mismas penalidades y martirio, en diferentes lugares y fechas, entre 1940-1943, sus hermanos de hábito Pío, Inocencio, Aquiles y Germán, presbíteros, y los hermanos laicos Timoteo y Bonifacio. Fueron beatificados por Juan Pablo II en Polonia, el 13 de junio de 1999, junto a cinco Hermanos de la OFM y cinco Hermanos Capuchinos en un grupo de 108 mártires del holocausto.
Del Común de varios mártires.
Himnos castellanos en el Apéndice I.

Oficio de lectura

SEGUNDA LECTURA
De los Escritos de san Maximiliano María Kolbe, presbítero y mártir
(Scritti di san Massimiliano Kolbe, Centro Nazionale M.I., Roma 1997, núms. 892, 951, 1160)

Las persecuciones purifican las almas

Han transcurrido ya varios meses desde el momento en que, por voluntad de la Inmaculada, os dispersasteis en distintas direcciones [en la diáspora de los hermanos tras la llegada del ejército alemán]. Sin embargo, allí donde os encontréis, recordad que un alma que ama de corazón a la Inmaculada difunde ese amor en el ambiente que le rodea, es decir, conquista para ella cada vez más almas y de un modo cada vez más perfecto.

Tratemos, pues, de no desistir de la actividad misionera que desea conquistar los corazones para la Inmaculada. Pidamos que se extienda su señorío en las almas; ofrezcamos con esa finalidad nuestras aflicciones, nuestras penas, y procuremos que ella se complazca en nosotros. Intentemos agradarle, dispuestos a pagar un precio; oremos, aceptemos las pequeñas cruces, amemos las almas de todos nuestros prójimos, sin excepción alguna, amigos y enemigos, y confiemos. Hagamos todo esto con el único fin de que ella llegue a ser, lo antes posible y en toda la tierra, la Reina de todos y de cada uno.

En el convento nos quedamos el padre Pío Bartosik, vicario del mismo, yo y una treintena de hermanos que prestaban ayuda a los heridos y a los pobres civiles que huían, compartiendo con ellos lo que tenían: cobijo, combustible, ropa, zapatos y alimentos.

La oración más intensa y el trabajo hecho con espíritu de sacrificio han dado su fruto, pues, en poco tiempo y a pesar de todo, el refectorio ha vuelto a llenarse de hermanos, y también la vieja capilla, que ha sido ampliada últimamente, uniendo a ésta el antiguo almacén. Pero
muchos no pueden regresar aún, ya que se encuentran al otro lado de las fronteras; ahora hay aquí sólo las tres cuartas partes del número anterior de hermanos, y son fundamentalmente los más ancianos. En este momento se dedican principalmente a realizar trabajos manuales, ayudando de diversas maneras a los habitantes de los alrededores, sobre todo a los más pobres, continuando así la misión caritativa para con el prójimo, quienquiera que sea, para aliviar la situación de quienes sufren y encender así sus corazones de un amor agradecido a la Inmaculada, la Madre que ama a todas las almas que viven sobre el globo terrestre.

Al mirar a nuestro alrededor y ver tanto mal en todas partes, querríamos sinceramente poder remediarlo, llevar a los hombres al Sagrado Corazón de Jesús por medio de la Inmaculada, y así hacer eternamente felices, ya desde esta vida, a nuestros hermanos que viven en este mundo.

A veces nos parece que Dios gobierne el mundo «con demasiado poco vigor». Con un solo gesto de su voluntad omnipotente, él podría derribar y aniquilar a todos los dictadores, a todos los ateos de la Unión Soviética, a todos los españoles que incendian iglesias, a todos los inmorales que envenenan a la juventud … Así piensa nuestra mente limitada, estrecha, mientras que la Sabiduría eterna juzga de modo diverso. Las persecuciones purifican las almas como el fuego purifica el oro; las manos de los verdugos generan las multitudes de los mártires, y más de una vez, al final, los perseguidores experimentan la gracia de la conversión.

Nosotros hemos de dejarnos guiar por el Espíritu Santo, armonizar nuestra voluntad con la voluntad de la Inmaculada y, por medio de ella, con la voluntad de Dios. Esta es la esencia del amor, que ha de transformarnos, por medio de la Inmaculada, en Dios; que debe inflamarnos y, a través de nosotros, encender el mundo y destruir en él todo mal. Se trata de ese fuego sobre el que el Salvador afirmaba: He venido a traer fuego a la tierra. ¡Y cuánto deseo que ya esté ardiendo!

RESPONSORIO                                                                                                                 Cf. Ef 4, 4.5
R. Amaron a Cristo durante su vida, lo imitaron en la muerte. * Por eso merecieron la corona del triunfo.
V. Tenían un solo espíritu y una sola fe. * Por eso merecieron la corona del triunfo.
La oración como en Laudes.

Laudes

Benedictus, ant. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

Oración

Dios misericordioso y eterno, que concediste a los beatos Antonino y compañeros participar en la pasión de Cristo, ayúdanos con tu gracia en nuestra debilidad, para que, a ejemplo de estos mártires que no dudaron en morir por ti, profesemos firmemente la fe con nuestra vida. Por nuestro Señor Jesucristo.

Vísperas

Magníficat, ant. Se alegran en el cielo los santos que siguieron las huellas de Cristo, y, porque le amaron hasta derramar su sangre, reinan con el Señor eternamente.

APÉNDICE I:
Himnos en castellano
OFICIO ORDINARIO

Laudes

Como se abrió la mañana
en esplendores del día,
hoy crece en mí la alegría
para alabar al Señor.

Loado, Señor, tú seas
por el sol y por la vida.
Loado, tú, sin medida;
es mi tributo de amor.

Loado, Señor, tú seas
en el agua y en las rosas,
¡Dios mío y todas mis cosas!
Loado siempre, Señor.

Y con Francisco te alabo
hoy con toda criatura.
Que todas de tu hermosura
son pregoneras y honor.

Al Dios que es Trino y es Uno
den alabanza infinita,
que en todo ser está escrita
la grandeza de su amor. Amén.

Vísperas

La perfecta alegría
sólo está en el amor,
en un amor capaz de dar la vida.

No la dan las riquezas,
si no es una, Señor:
la de tu amor como única moneda.

No la dan los placeres,
y sí la da el sabor
de recibir de ti mieles y hieles.

Ni la da, no, el orgullo,
sino el ser servidor
de todos y por ti, por darte gusto.

La da la paradoja
de abrazarse al dolor
como tú a tu cruz de sangre y mofa.

La perfecta alegría
se logra en el amor,
en ese amor capaz de dar la vida.

Perfecta como tú, genuina joya,
dánosla ya, Señor,
como una gracia que será tu gloria. Amén.

COMÚN DE SANTOS FRANCISCANOS

Laudes

Hermanos, venid gozosos
a celebrar la memoria
de quien hizo de su historia
un holocausto de amor.

Y del Seráfico Padre
siguió el ejemplo sincero
de consagrar por entero
su corazón al Señor.

Hoy celebramos su fiesta
sus hermanos, los menores;
y cantando sus loores
pedimos su intercesión.

Que Francisco nos enseña
la oración de la alabanza
al Señor, que es esperanza,
y en sus santos, protección.

Gloria a Dios que es Uno y Trino,
cantad su bondad constante,
que no cesa ni un instante
de ser nuestro bienhechor. Amén.

Vísperas

Cuando la tarde declina
hacia el ocaso que llega,
mi alma, Señor, te entrega
su tributo de oración.

Y al celebrar a los santos
que te ofrecieron su vida,
con ellos canta rendida
las finezas de tu amor.

Francisco quiso que fueran
sus hijos agradecidos,
y en alabarte reunidos
en un solo corazón.

Hoy la plegaria que entona
nuestro pecho jubiloso
es el tributo gozoso
de gratitud a tu amor.

Gloria los santos celebren
al Trino y Único Dios.
Gloria nosotros cantemos
uniendo a ellos la voz. Amén.

SANTOS VARONES FRANCISCANOS

«¡El Amor no es amado!» (San Francisco)

Fuiste grito enamorado
de la inefable hermosura
de una increíble locura:
Dios en hombre anonadado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste del dolor flechado
al mirar la horrible muerte
y el cuerpo sangrado, inerte,
de tu Dios crucificado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste tú el anonadado
al alimentar tu vida
con el pan y la bebida
de Jesús sacramentado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste voz, ansia, cuidado
de hacer entender a todos
los hombres, de todos modos,
que sólo existe un pecado:
«¡Ay, que el Amor no es amado!»

Hoy, ya bienaventurado,
en la familia del cielo,
danos repetir tu anhelo
de ver a Dios siempre amado.
«¡Ah, que el Amor sea amado!» Amén.

SANTAS MUJERES FRANCISCANAS

Dichosa tú, que te llamas
hermana de Jesucristo,
y que nutres con su sangre
tu amor al Padre divino,
y amas con él como a hermanos
a todos los redimidos.

Dichosa tú, que te llamas
esposa de Jesucristo,
desposada por el Padre
en el amor del Espíritu,
que compartes sus afanes
y sus bienes infinitos.

Dichosa tú, que te llamas,
sí, madre de Jesucristo,
pues en la fe lo concibes
y lo das a luz en hijos
de tu amor a los demás
y tu amor contemplativo.

Dichosa hermana y esposa
y madre de Jesucristo,
pues te llamas lo que eres,
como él mismo lo ha dicho,
y con él reinas y gozas
por los siglos de los siglos. Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s