14 de octubre, beato Honorato de Biala Podlaska, presbítero, I Orden

beato-honorato

LITURGIA DE LAS HORAS
PROPIO DE LA FAMILIA FRANCISCANA

14 de octubre
BEATO HONORATO DE BIALA PODLASKA,
PRESBÍTERO, I ORDEN
Memoria libre para OFMCap

Honorato, en el bautismo Venceslao Kozminski, nació en Biala Podlaska, Polonia, en 1829. Recibió su primera educación en el seno de la familia. Finalizados los estudios primarios en Plock, se trasladó a Varsovia para estudiar arquitectura. En 1846 sufrió una crisis religiosa que le llevó a perder la fe. Una vez superada la crisis y recuperada la fe, ingresó en la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos de Varsovia, siendo ordenado presbítero en 1852. Se dedicó a una intensa actividad pastoral, fundando 26 Institutos religiosos, sobre la base de la Tercera Orden de Franciscana, de los cuales 18 aún perviven hoy. Fue escritor fecundo, autor de un centenar de obras, director espiritual y confesor muy solicitado. Tras la insurrección polaca en 1863, fue confirmado por espacio de más de 20 años, lo que no fue óbice para que continuase su ingente labor apostólica, con gran empeño reconciliador. Murió en 1916 a la edad de 87 años. Fue beatificado por san Juan Pablo II el 16 de octubre de 1988.
Del Común de pastores o de santos varones: para los religiosos.
Himnos castellanos en el Apéndice I.

Oficio de lectura

SEGUNDA LECTURA
De los Escritos del beato Honorato, presbítero
(Discurso en la solemnidad de todos los santos: Antología de los escritos de Honorato Kominski, I, Varsovia 1981 , pp. 206-207)

Todos los santos han recorrido el Vía crucis

Ningún santo ha subido al cielo sobre una alfombra de flores, llevando sobre la cabeza la corona de la gloria terrena, con la sonrisa y la alegría. Todos han hecho su propio Vía crucis, con la corona de espinas en su cabeza, en medio de muchas aflicciones, trabajos y fatigas. Felices, ciertamente, porque tocados por la gracia divina gozaron de momentos de gloria celeste, sintiendo a su lado a Cristo crucificado, sintiéndolo soportar con ellos el peso de la cruz, sintiéndose abrasar en el amor de su corazón, divisando ante de sí, entre nieblas, el futuro, la gloria y la felicidad, la gloria sin fin. No conocieron la fortuna en la tierra, más bien estuvieron alejados de ella, se defendieron de ella, huyeron de ella cuando salía a su encuentro, temblaron ante ella más que ante la cruz, y a la cruz tendieron sus manos como hacia un puerto de salvación.

Una vez escogido el camino de la cruz no quisieron abandonarlo jamás. Y Dios, que conocía a la perfección el camino del sufrimiento, no fue parco con ellos a la hora de proporcionarles cruces. Cuando nuestro divino Salvador habló una vez a los discípulos de la muerte atroz que le esperaba, san Pedro, en un exceso de amor, con el dolor en el corazón, rechazó el pensamiento de los sufrimientos del Maestro diciendo: ¡Lejos de, ti tal cosa, Señor! Eso no puede pasarte tal cosa. El Señor se volvió y dijo a Pedro: ¡Aléjate de mí, Satanás! Eres para mí piedra de tropiezo, porque tú piensas como los hombres, no como Dios. El que piensa como Dios no rechaza la cruz, no se queja de ella, sabiendo que ella es la única esperanza, el único camino para ir al cielo, el único medio de santificación, la fuente de toda gracia, el modo de conquistar el máximo grado de gloria celestial. Satanás engaña a sus víctimas con la felicidad mundana, ofrece un cáliz de placeres benéficos; Dios, a cambio, ofrece la cruz, depositaria de grandes tesoros y alegrías espirituales, de la felicidad eterna. A los santos agradó acogerla y no quisieron separarse de ella. Vivieron, murieron con ella, sobre ella.

Las penas, las batallas, las tentaciones, los momentos de aridez espiritual, las persecuciones, el hambre, la indigencia, las contrariedades de todo tipo fueron su pan cotidiano. Por la arena del desierto, bajo un sol ardiente, entre rocas y despeñaderos, entre las emboscadas del enemigo y muchos otros peligros, caminaron siempre hacia Dios, siempre con perseverancia y fidelidad, sin pararse a mirar hacia atrás; sin murmurar contra Dios por la falta de consuelos temporales, sin lamentarse del camino escogido, siempre serenos, confiados, animosos, sin miedo.

Los santos, que antes que nosotros soportaron tales aflicciones, son ahora felices: Dios ha secado sus lágrimas, ha aliviado sus sufrimientos, los ha revestido con la diadema de gloria, con la palma del martirio; se les ha manifestado cara a cara; todas aquellas lágrimas, todos aquellos dolores, constituyen ahora el adorno de sus vestiduras reales, su corona de embellecimiento. ¿Y por qué? Porque ellos perseveraron. El Señor Jesús ha dicho: Vosotros sois los que habéis perseverado conmigo en mis pruebas, y Yo preparo para vosotros el reino.

La perseverancia es la gracia de todas las gracias, lo es todo, es el valor más importante; sin ella no hubieran llegado a ningún punto todas sus santas obras; sin ella resulta vano todo esfuerzo. Y dos son, sobre todo, las cosas necesarias para perseverar: una fe robusta y viva,
y la capacidad de obrar según la fe nos pide.

RESPONSORIO                                                                                       Flp 2, 2.3-4; 1Tes 5, 14-15
R. Dadme esta gran alegría: manteneos unánimes y concordes con un mismo amor y un mismo sentir. No obréis por envidia ni por ostentación, considerando por la humildad a los demás superiores a vosotros. * No os encerréis en vuestros intereses, sino buscad todos el interés de los demás.
V. Os exhortamos a que animéis a los apocados, sostengáis a los débiles y seáis pacientes con todos. * No os encerréis.

La oración como en Laudes.

Laudes

Benedictus, ant. Sólo el que ama, conduce y guía a sus discípulos como el buen pastor.

Oración

Oh Dios, que has querido dar al beato Honorato, presbítero, un tierno espíritu de amor para llevar a cabo la reconciliación de los hombres; concédenos, por su intercesión, saborear la dulzura de tu perdón y unimos a ti con caridad perfecta. Por nuestro Señor Jesucristo.

Vísperas

Magníficat, ant. Siervo bueno y fiel, entra en el gozo de tu Señor.

APÉNDICE I:
Himnos en castellano
OFICIO ORDINARIO

Laudes

Como se abrió la mañana
en esplendores del día,
hoy crece en mí la alegría
para alabar al Señor.

Loado, Señor, tú seas
por el sol y por la vida.
Loado, tú, sin medida;
es mi tributo de amor.

Loado, Señor, tú seas
en el agua y en las rosas,
¡Dios mío y todas mis cosas!
Loado siempre, Señor.

Y con Francisco te alabo
hoy con toda criatura.
Que todas de tu hermosura
son pregoneras y honor.

Al Dios que es Trino y es Uno
den alabanza infinita,
que en todo ser está escrita
la grandeza de su amor. Amén.

Vísperas

La perfecta alegría
sólo está en el amor,
en un amor capaz de dar la vida.

No la dan las riquezas,
si no es una, Señor:
la de tu amor como única moneda.

No la dan los placeres,
y sí la da el sabor
de recibir de ti mieles y hieles.

Ni la da, no, el orgullo,
sino el ser servidor
de todos y por ti, por darte gusto.

La da la paradoja
de abrazarse al dolor
como tú a tu cruz de sangre y mofa.

La perfecta alegría
se logra en el amor,
en ese amor capaz de dar la vida.

Perfecta como tú, genuina joya,
dánosla ya, Señor,
como una gracia que será tu gloria. Amén.

COMÚN DE SANTOS FRANCISCANOS

Laudes

Hermanos, venid gozosos
a celebrar la memoria
de quien hizo de su historia
un holocausto de amor.

Y del Seráfico Padre
siguió el ejemplo sincero
de consagrar por entero
su corazón al Señor.

Hoy celebramos su fiesta
sus hermanos, los menores;
y cantando sus loores
pedimos su intercesión.

Que Francisco nos enseña
la oración de la alabanza
al Señor, que es esperanza,
y en sus santos, protección.

Gloria a Dios que es Uno y Trino,
cantad su bondad constante,
que no cesa ni un instante
de ser nuestro bienhechor. Amén.

Vísperas

Cuando la tarde declina
hacia el ocaso que llega,
mi alma, Señor, te entrega
su tributo de oración.

Y al celebrar a los santos
que te ofrecieron su vida,
con ellos canta rendida
las finezas de tu amor.

Francisco quiso que fueran
sus hijos agradecidos,
y en alabarte reunidos
en un solo corazón.

Hoy la plegaria que entona
nuestro pecho jubiloso
es el tributo gozoso
de gratitud a tu amor.

Gloria los santos celebren
al Trino y Único Dios.
Gloria nosotros cantemos
uniendo a ellos la voz. Amén.

SANTOS VARONES FRANCISCANOS

«¡El Amor no es amado!»  (San Francisco)

Fuiste grito enamorado
de la inefable hermosura
de una increíble locura:
Dios en hombre anonadado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste del dolor flechado
al mirar la horrible muerte
y el cuerpo sangrado, inerte,
de tu Dios crucificado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste tú el anonadado
al alimentar tu vida
con el pan y la bebida
de Jesús sacramentado.
«¡Ay, y el Amor no es amado!»

Fuiste voz, ansia, cuidado
de hacer entender a todos
los hombres, de todos modos,
que sólo existe un pecado:
«¡Ay, que el Amor no es amado!»

Hoy, ya bienaventurado,
en la familia del cielo,
danos repetir tu anhelo
de ver a Dios siempre amado.
«¡Ah, que el Amor sea amado!» Amén.

SANTAS MUJERES FRANCISCANAS

Dichosa tú, que te llamas
hermana de Jesucristo,
y que nutres con su sangre
tu amor al Padre divino,
y amas con él como a hermanos
a todos los redimidos.

Dichosa tú, que te llamas
esposa de Jesucristo,
desposada por el Padre
en el amor del Espíritu,
que compartes sus afanes
y sus bienes infinitos.

Dichosa tú, que te llamas,
sí, madre de Jesucristo,
pues en la fe lo concibes
y lo das a luz en hijos
de tu amor a los demás
y tu amor contemplativo.

Dichosa hermana y esposa
y madre de Jesucristo,
pues te llamas lo que eres,
como él mismo lo ha dicho,
y con él reinas y gozas
por los siglos de los siglos. Amén.

Anuncios

Acerca de OFS Avilés

Fraternidad de la Orden Franciscana Seglar de San Antonio de Avilés (Spain)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s